La llamada de Cthulhu



  • Inspirado en la obra de Lovecraft y aludiendo a una de las criaturas más emblemáticas, para mí, de Tierras del Sur, escribí la primera parte de un relato. Si alguien se anima y siente deseos de hacerlo, puede desarrollar la segunda parte de la manera que más le plazca. Se puede crear otros personajes, usar diálogos, cambiar el curso del relato o recomenzar otra historia, siempre y cuando no desvirtúe la temática.

    La llamada de Cthulhu (primera parte)

    El acontecimiento tuvo lugar en una remota tarde de otoño. Desde muy temprana edad adopté la costumbre de pasar el tiempo recorriendo los bosques colindantes a mi pueblo. Por ese entonces, los habitantes que conformaban la región de Whitby, se caracterizaban por rondar los albores de la primera vejez, convirtiéndome inexorablemente en el único niño del lugar. Era comprensible, por lo tanto, que me adentrara en esos paisajes de ensueño, embelesado ante la naturaleza que me rodeaba, sumido en el frenesí pueril que libraba mi imaginación. Mis padres aceptaban de buena manera mis expediciones diurnas, con la única condición de regresar a mi hogar antes del atardecer, y me advertían acerca de ciertos rumores que circulaban respecto a esos parajes; de mas está decir que los ignoraba por completo.
    Con el correr de los años, los avatares de la vida me encontraron desenvolviéndome como un exitoso abogado en una de las ciudades más próximas del centro del país, dejando de lado el estilo despreocupado que había llenado de dicha mi infancia. Fueron periodos gratificantes y prósperos para mi crecimiento laboral, sin embargo, a nivel personal no encontraba la plenitud que de joven tanto anhelé. Por fortuna mi jubilación estaba próxima y los achaques propios de la edad me motivaban a encontrar un lugar mas distendido para terminar mis años en paz. Fue entonces que decidí retornar a mi antiguo hogar.
    Ocurrió que me encontraba transitando aquellos senderos de antaño, con la nostalgia de quien añora revivir sus recuerdos. Cada aroma del bosque que flotaba en derredor, me remitía a los lugareños tan cálidos y solidarios que formaban parte en las vivencias de mi niñez. Existía en esa época un anciano bastante longevo de nombre Tharez, cuyas horas se pasaba divulgando y alertando sobre los posibles peligros que se cernían en los bosques a causa de una extraña criatura alienada.
    Tharez era de naturaleza solitaria, un individuo muy supersticioso y por demás extravagante; muchos lo tomaban por desquiciado, sin embargo a mí me inspiraba respeto. Siempre me narraba los relatos sobrenaturales más insólitos. Antes de fallecer, el viejo me había obsequiado un libro de conjuros, con el cual se podía invocar "al gran Cthulhu". Era un nombre bastante característico por cierto, e imposible de pronunciar en nuestra lengua. Me instó a conservarlo en mi poder y a protegerlo de cualquiera que se atreviese a utilizar el manuscrito para fines oscuros y aberrantes. Es el día de hoy, que me encuentro indeciso sobre como debo proceder de aquí en adelante. Tengo en mi haber la herramienta que quizá me ayude a desentrañar un enigma de tan grandes proporciones, mis nervios están crispados y una curiosidad inusitada me consume ..




  • @Incertis:

    Era un nombre bastante característico por cierto, e imposible de pronunciar en nuestra lengua.


    muy bueno, me gusto la parte que pusiste acá. como si fuera demasiado rol. jaja
    muy bueno nuevamente, espero el próximo.



  • Eclipsado y desolado ante tan descomunal artilugio de conjuros, invocaciones. pociones, y por sobre todo reinaba la magia negra.
    Ojeando páginas pero sin leerlas y contradiciendo mi propio pensamiento, ya que no me sentía capaz de poder leerlo, no estaba listo, pero a la vez la curiosidad de encontrar semejante poder en unas páginas; el alma, la mente y las entrañas se revolvían de nerviosismo e inquietud. Pese a los esfuerzos que hice de no leerlo, la curiosidad me ganó, quería saber de ese Gran Cthulhu, de su mundo, si habrían otras criaturas… y dejame decirte querido amigo, que sí, había cosas bastantes horrosas como beneficiosas. Las pociones eran una de las tantas cosas que me interesaban, dentro de poco tiempo aprendí como hacerlas, ya que en el libro de Conjuros, Pociones e Invocaciones del Viejo Mundo estaba escrito donde buscar los elementos para prepararlo, díficil de hacerlos, pero no imposible.
    Seguía con las pociones que se volvió uno de mis pasatiempos favoritos, pero la intriga de invocar al Gran Cthulhu se volvían cada vez más y más fuertes. Volvía de una de las caminatas diurnas como lo hacía cuando era pequeño, pero esta vez tenía un aire medio lúgubre, las ramas peladas del frío invierno no me causaban algo placentero, todo lo contrario, me causaba algo de inquietud y angustia. Las hierbas largas tocaban mis manos, el frío y las nubes oscuras no traían buena vista a mi retina. Llegué a mi hogar y me acosté.
    Fueron 7 días de intensa lluvia, estudiaba las pociones, pero no me llamaban tanto la atención, sentía un escalosfríos en la espalda y escuchaba un susurro, mi mente me engañaba y sentía que el libro me llamaba, pero no a las pociones, sino… a la magia negra. Me levanté de mi acogedora cama y pensé en voz alta -Tal vez sea hora.- Agarré el libro y me fuí a la parte de Invocaciones de Criaturas del Mundo Antigüo, había inimaginables criaturas de muy mala aura, incluso endemoniada me atrevería a decir. En ese capitulo había critaturas llamadas Golem (Se decia que medía diez metros y eran de piedras y algunos de hielo), había Dragones y muchísimas mas, pero yo busqué de lo que tanto me hablaba Tharez, ese anciano mugriento pero con el alma limpia que me relataba todo sobre él, el Gran Cthulhu.
    Llegué a esa página, había una imágen de él, de largos cuernos, patas de cabra, una cola larga y era de color rojo escarlata. No voy a mentir, me inspiró terror.
    Leí todo lo que decía sobre esa criatura, lo mismo que me dijo Tharez, la criatura te será fiel, pero tu alma será de él, incluso podrá corromper tu buena persona con su lengua indescifrable. El Gran Cthulhu hará todo lo que le digas, hasta de matar a alguien a que haga simples tareas, será como un sirviente.
    -El Gran Cthulhu: Una de las primeras criaturas creadas en el Universo, de pura maldad y gran conquistador de almas. Vencido por Elrhen antes de la Colisión de los Mundos, desde allí el Cthulhu servirá por toda la eternidad.- Y al final de la página que ya contenía toda la descripción, estaba escrito el conjuro para invocarlo -Delmeohan Dizkrepëv-. (La lengua antigua).Me detuve a leerlo, sabía que era lengua antigua pero no su significado, así que recogí uno de mis miles de libros en mi amplia biblioteca, el libro de Lengua Antigua y me puse a buscar. Su significado era Poder Omnipotente, no quise decirlo, pero la curiosidad de saber si era real me mataba por dentro…

    OFF: Ojalá alguien la siga hasta que podamos terminarla… tal vez podría pasar a un sucesor y continuar con el relato.



  • @TENkHiD.~:

    Eclipsado y desolado ante tan descomunal artilugio de conjuros, invocaciones. pociones, y por sobre todo reinaba la magia negra.
    Ojeando páginas pero sin leerlas y contradiciendo mi propio pensamiento, ya que no me sentía capaz de poder leerlo, no estaba listo, pero a la vez la curiosidad de encontrar semejante poder en unas páginas; el alma, la mente y las entrañas se revolvían de nerviosismo e inquietud. Pese a los esfuerzos que hice de no leerlo, la curiosidad me ganó, quería saber de ese Gran Cthulhu, de su mundo, si habrían otras criaturas… y dejame decirte querido amigo, que sí, había cosas bastantes horrosas como beneficiosas. Las pociones eran una de las tantas cosas que me interesaban, dentro de poco tiempo aprendí como hacerlas, ya que en el libro de Conjuros, Pociones e Invocaciones del Viejo Mundo estaba escrito donde buscar los elementos para prepararlo, díficil de hacerlos, pero no imposible.
    Seguía con las pociones que se volvió uno de mis pasatiempos favoritos, pero la intriga de invocar al Gran Cthulhu se volvían cada vez más y más fuertes. Volvía de una de las caminatas diurnas como lo hacía cuando era pequeño, pero esta vez tenía un aire medio lúgubre, las ramas peladas del frío invierno no me causaban algo placentero, todo lo contrario, me causaba algo de inquietud y angustia. Las hierbas largas tocaban mis manos, el frío y las nubes oscuras no traían buena vista a mi rétina. Llegué a mi hogar y me acosté.
    Fueron 7 días de intensa lluvia, estudiaba las pociones, pero no me llamaban tanto la atención, sentía un escalosfríos en la espalda y escuchaba un susurro, mi mente me engañaba y sentía que el libro me llamaba, pero no a las pociones, sino… a la magia negra. Me levanté de mi acogedora cama y pensé en voz alta -Tal vez sea hora,- Agarré el libro y me fuí a la parte de Invocaciones de Criaturas del Mundo Antigüo, había inimaginables criaturas de muy mala aura, incluso endemoniada me atrevería a decir. En ese capitulo había critaturas llamadas Golem (Se decia que medía diez metros y eran de piedras y algunos de hielo), había Dragones y muchísimas mas, pero yo busqué de lo que tanto me hablaba Tharez, ese anciano mugriento pero con el alma limpia que me relataba todo sobre él, el Gran Cthulhu.
    Llegué a esa página, había una imágen de él, de largos cuernos, patas de cabra, una cola larga y era de color rojo escarlata. No voy a mentir, me inspiró terror.
    Leí todo lo que decía sobre esa criatura, lo mismo que me dijo Tharez, la criatura te será fiel, pero tu alma será de él, incluso podrá corromper tu buena persona con su lengua indescifrable. El Gran Cthulhu hará todo lo que le digas, hasta de matar a alguien a que haga simples tareas, será como un sirviente.
    -El Gran Cthulhu: Una de las primeras criaturas creadas en el Universo, de pura maldad y gran conquistador de almas. Vencido por Elrhen antes de la Colisión de los Mundos, desde allí el Cthulhu servirá por toda la eternidad.- Y al final de la página que ya contenía toda la descripción, estaba escrito el conjuro para invocarlo -Delmeohan Dizkrepëv-. (La lengua antigua).Me detuve a leerlo, sabía que era lengua antigua pero no su significado, así que recogí uno de mis miles de libros en mi amplia biblioteca, el libro de Lengua Antigua y me puse a buscar. Su significado era Poder Omnipotente, no quise decirlo, pero la curiosidad de saber si era real me mataba por dentro…

    Gracias por compartir tu historia. Tan solo escuchar aquellas lenguas insondables puede resultar perturbador para cualquier alma. Me pregunto si aquel libro de conjuros fue destruido o sigue aguardando anhelante en el algún recóndito lugar.


Log in to reply