El elixir de los perdedores.




  • Allí estaba otra vez, derrotado, humillado como de costumbre con la impotencia de la derrota. Una vez mas Eirckol era vencido en el torneo olímpico de los dioses, como era de esperar la medalla de plata quemaba su cuello por quinta vez consecutiva.
    -¿Qué le depara la vida a un perdedor como tú? dice con voz burlona Tarfel quien había derrotado a Eirckol, este se levanta del suelo y se marcha hacia Nix, el pueblo de donde provenía. Mas que un embriago no podía hacer, sus fracasos ya habían llegado demasiado lejos, ¿Por qué pelear? la derrota no parecía ser una buena compañía, los torneos ya no volverían a saber de Eirckol.
    Era un día de sol y buenas energías en Nix, los pescadores llenaban el muelle, los leñadores colmaban los árboles y el caballero de plata aún en silencio… -¡Oh pero pareces merluza en red hombre!, le dice un gnomo desde su galera a Eirckol, este lo mira con decepción y continúa su camino, a lo que el gnomo baja rápidamente y lo persigue, -¡Espérate espérate!, este voltea y le dice -Si vas a burlarte de mi hazlo, no tengo interés ni tiempo, contesta de mala gana el caballero de plata, -Si quieres poner los laureles en tu cabeza mejor veme en la taberna cuando caiga el sol, a lo que Eirckol no da importancia y sigue su camino.
    La noche oscurecía Nix y el caballero de plata reposaba sobre sus pieles mientras esperaba otra noche larga y llena abatimiento, no era para menos, el fracaso aspiraba a mas. Eirckol toma una botella de vino y antes de dar un trago recuerda la invitación que aquel gnomo le había propuesto en el muelle, -¿Los laureles en mi cabeza?…, la palabra victoria no era algo que el caballero de plata escuchaba a menudo, por lo que parte hacia la taberna.
    Allí estaba, sentado en un banco, solo había enanos ebrios en el lugar, tal vez había sido un engaño o una burla mas. Eirckol sale hacía afuera, a lo que en un descuido golpea una especie de placa que había en el suelo, en su curiosidad decide verlo de cerca. Se trataba de un extraño amuleto, poseía una aguja señalando a la luna y de el otro lado poseía un sol, -¿Te gusta? se escucha por detrás, era el gnomo que tanto esperaba, -Ese amuleto era la victoria de mi padre, por desgracia yo soy demasiado débil para combatir, pero tu podrás vencer en todo lo que desees, dijo seriamente el gnomo, -Solo te advierto una pequeñez, cuando el día llegue debes poner la aguja en la parte del sol y cuando este caiga debes moverla a la parte de la luna, ¿comprendes?, -Creo… dijo sin dar mucha importancia Eirckol, a lo que el gnomo se marcha.
    Aún faltaba mucho tiempo para que el nuevo torneo de comienzo, para lo que el caballero de plata trabajaría arduamente en lograr la victoria. Colgó el amuleto en su cinturón y comenzó a entrenar cada día que restaba para el nuevo torneo, la velocidad que le daba su pequeña ayuda era increíble, la fuerza que podía aplicar era la de 100 enanos juntos, su destreza era la de un elfo y su confianza estaba en lo mas alto.
    Pasaron los días y el torneo llegó, Eirckol derrotó uno a uno sus rivales con extrema facilidad, el caballero de plata estaba a punto de ser el nuevo campeón, pero aún faltaba un combate, una vez mas Tarfel lo esperaba en la arena. -¡JA!, ¿el perdedor aspira a perdedor una vez mas?, dice Tarfel, a lo que Eirckol no contesta y solo sonríe.
    Los dioses dan comienzo al combate y rápidamente Tarfel realiza un feroz conjuro de apocalípsis sobre el caballero de plata, pareciera que no logrará eludirlo pero Eirckol se deja golpear por el ataque, -Hahaha, patético, ¿Esto es lo que darás?, rápidamente la neblina del conjuro se esparce y se puede ver al caballero de plata sin un mínimo rasguño, ¡Inaudito!, contesta enfadado Tarfel a lo que realiza un conjuro aún mas potente con intención de herir gravemente a Eirckol, pero este fue mas rápido y un suspiro estaba a su lado, -Traedme los laureles… dijo, y de un potente golpe dejo a Tarfel rogando clemencia en el suelo.
    El olímpico tenía un nuevo campeón y el caballero de plata ahora sería el caballero de oro, todo el mundo se ponía de pié para aplaudir al impecable ganador, Eirckol estaba en la cima del reino y no debajo del ganador. Poco después de la coronación, decide volver a su pueblo, allí los esperarían con aplausos y elogios por su sorprendente victoria, ya no sería un motivo de burla y si un símbolo de respeto.
    El día de Eirckol había sido inimaginable, logró todo lo que nunca había podido alcanzar, pareciera que una nueva vida llegaría para el campeón. El día había sido agotador, Eirckol estaba vez no se ahogaría en vino si no en un victorioso sueño.
    El sol salía en el pueblo, y el campeón estaba de pié para comenzar una nueva vida por lo que decide salir a saludar a su gente. -Partiré hacia los comercios, allí la gente estará con ansias de verme, dijo sonriente, pero algo andaba mal en sus piernas, el equilibrio estaba comenzando a decaer, la fuerza de sus pies estaba terriblemente agotada, el aire parecía no estar -¿Qué sucede?… es como si..., en ese momento el gnomo hace presencia ante Eirckol y comienza a burlarse -¿Qué es tan gracioso?, dice enfurecido el campeón -Discúlpeme campeón, siempre me han dado gracia los ancianos, a lo que Eirckol responde -¡Ya basta! aquí no hay ningún anciano, ¿A caso te burlas del campeón?, -No, me burlo del anciano campeón, mírate en el agua ¡hahaha! dice el enano, Eirckol se acerca a el muelle y en el se refleja un cuerpo anciano y debil a lo que este comienza a desesperarse y el gnomo responde -¿Feliz campeón?, haz ganado por primera y ultima vez, te advertí que muevas la cuerda del amuleto, pero en tu desesperación no diste lugar a mi advertencia, que disfrutes tu victoria.



  • kumelen. siempre en el rol. muy buen relato me gusto mucho. lo unico para criticar es la fuente que usaste para ls letras y el color que hace que uno al querer leer se marea.



  • @Aldo:

    kumelen. siempre en el rol. muy buen relato me gusto mucho. lo unico para criticar es la fuente que usaste para ls letras y el color que hace que uno al querer leer se marea.

    Gracias, es costumbre la fuente y color 😛


  • 👑 Ejército Real 👑

    Excelente historia Kumelen! me gusto muchísimo, es cierto que el color de las letras te destroza la vista, pero valió la pena llegar hasta el final!

    Saludos.


  • Game Master Direccion del Foro

    Me gusta muchísimo tu modo de relatar, entusiasma y valoro mucho más que escribas y quieras compartirlo en el foro con todos, gracias! No dejes de escribir relatos, realmente tenés un particular modo de contar con detalles que entusiasma.



  • ME gusto mucho, increíble el relato que te mandaste!



  • @En:

    Excelente historia Kumelen! me gusto muchísimo, es cierto que el color de las letras te destroza la vista, pero valió la pena llegar hasta el final!

    Saludos.

    Jaja, la próxima prometo poner otro color =), ¡gracias!

    @Irina:

    Me gusta muchísimo tu modo de relatar, entusiasma y valoro mucho más que escribas y quieras compartirlo en el foro con todos, gracias! No dejes de escribir relatos, realmente tenés un particular modo de contar con detalles que entusiasma.

    Gracias, pensé que este relato tendría muchísimas críticas, hace mucho que no escribo nada y me costó un poco ir desarrollando.

    @InS!:

    ME gusto mucho, increíble el relato que te mandaste!

    ¡Gracias!



  • Me gusto me pareció excelente,espero que sigas haciendo mas relato y si veo alguno me pasare a leer.

    Saludos.



  • @.Moritz.:

    Me gusto me pareció excelente,espero que sigas haciendo mas relato y si veo alguno me pasare a leer.

    Saludos.

    Gracias, estoy con ganas de hacer uno bastante extenso, saludos.


Log in to reply