Aporte: Página de poesía



  • Dejo éste aporte para la gente que disfruta haciendo o leyendo poesía. Es una página con los poetas más reconocidos y sus trabajos. He aquí algunos ..

    Alfonsina Storni: Indolencia

    ! A pesar de mí misma te amo; eres tan vano
    como hermoso, y me dice, vigilante, el orgullo:
    «¿Para esto elegías? Gusto bajo es el tuyo;
    no te vendas a nada, ni a un perfil de romano»
    ! Y me dicta el deseo, tenebroso y pagano,
    de abrirte un ancho tajo por donde tu murmullo
    vital fuera colado… Sólo muerto mi arrullo
    más dulce te envolviera, buscando boca y mano.
    ! ?¿Salomé rediviva? ?Son más pobres mis gestos.
    Ya para cosas trágicas malos tiempos son éstos.
    Yo soy la que incompleta vive siempre su vida.
    ! Pues no pierde su línea por una fiesta griega
    y al acaso indeciso, ondulante, se pliega
    con los ojos lejanos y el alma distraída.

    Pablo Neruda: Araucaria

    ! TODO el invierno, toda la batalla,
    todos los nidos del mojado hierro,
    en tu firmeza atravesada de aire,
    en tu ciudad silvestre se levantan.
    ! La cárcel renegada de las piedras,
    los hilos sumergidos de la espina,
    hacen de tu alambrada cabellera
    un pabellón de sombras minerales.
    ! Llanto erizado, eternidad del agua,
    monte de escamas, rayo de herraduras,
    tu atormentada casa se construye
    con pétalos de pura geología.
    ! El alto invierno besa tu armadura
    y te cubre de labios destruidos:
    la primavera de violento aroma
    rompe su sed en tu implacable estatua:
    y el grave otoño espera inútilmente
    derramar oro en tu estatura verde.

    Federico García Lorca: Deseo

    ! Sólo tu corazón caliente,
    Y nada más.
    ! Mi paraíso, un campo
    Sin ruiseñor
    Ni liras,
    Con un río discreto
    Y una fuentecilla.
    ! Sin la espuela del viento
    Sobre la fronda,
    Ni la estrella que quiere
    Ser hoja.
    ! Una enorme luz
    Que fuera
    Luciérnaga
    De otra,
    En un campo de
    Miradas rotas.
    ! Un reposo claro
    Y allí nuestros besos,
    Lunares sonoros
    Del eco,
    Se abrirían muy lejos.
    ! Y tu corazón caliente,
    Nada más.

    Mario Benedetti: Como árboles

    ! Quién hubiera dicho
    que estos poemas de otros
    iban a ser
    míos
    ! después de todo hay hombres que no fui
    y sin embargo quise ser
    si no por una vida al menos por un rato
    o por un parpadeo
    ! en cambio hay hombres que fui
    y ya no soy ni puedo ser
    y esto no siempre es un avance
    a veces es una tristeza
    ! hay deseos profundos y nonatos
    que prolongué como coordenadas
    hay fantasías que me prometi
    y desgraciadamente no he cumplido
    y otras que me cumplí sin prometérmelas
    ! hay rostros de verdad
    que alumbraron mis fábulas
    rostros que no vi más pero siguieron
    vigilándome desde
    la letra en que los puse
    ! hay fantasmas de carne otros de hueso
    también hay los de lumbre y corazón
    o sea cuerpos en pena almas en júbilo
    que vi o toqué o simplemente puse
    a secar
    a vivir
    a gozar
    a morirse
    pero además está lo qe advertí de lejos
    ! yo también escuché una paloma
    que era de otros diluvios
    yo tambén destrocé un paraíso
    que era de otras infancias
    yo también gemí un sueño
    que era de otros amores
    ! asi pues
    desde este misterioso confín de la existencia
    los otros me ampararon como árboles
    con nidos o sin nidos
    poco importa
    no me dieron envidia sino frutos
    ! esos otros están
    aqui
    ! sus poemas
    son mentiras de a puño
    son verdades piadosas
    ! están aqui
    rodeándome
    juzgandome
    con las pobres palabras que les di
    ! hombres que miran tierra y cielo
    a través de la niebla
    o sin sus anteojos
    también a mí me miran
    con la pobre mirada que les di
    ! son otros que están fuera de mi reino
    claro
    pero además
    estoy en ellos
    ! a veces tienen lo que nunca tuve
    a veces aman lo que quise amar
    a veces odian lo que estoy odiando
    ! de pronto me parecen lejanos
    tan remotos
    que me dan vértigo y melancolía
    y los veo minados por un duelo sin llanto
    y otras veces en cambio
    los presiento tan cerca
    que miro por sus ojos
    y toco por sus manos
    y cuando odian me alegro de su rencor
    y cuando aman me arrimo a su alegría
    ! quién hubiera dicho
    que estos poemas míos
    iban a ser
    de otros.

    Jorge Luis Borges: Ajedrez

    ! I
    ! En su grave rincón, los jugadores
    rigen las lentas piezas. El tablero
    los demora hasta el alba en su severo
    ámbito en que se odian dos colores.
    ! Adentro irradian mágicos rigores
    las formas: torre homérica, ligero
    caballo, armada reina, rey postrero,
    oblicuo alfil y peones agresores.
    ! Cuando los jugadores se hayan ido,
    cuando el tiempo los haya consumido,
    ciertamente no habrá cesado el rito.
    ! En el Oriente se encendió esta guerra
    cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.
    Como el otro, este juego es infinito.
    ! II
    ! Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
    reina, torre directa y peón ladino
    sobre lo negro y blanco del camino
    buscan y libran su batalla armada.
    ! No saben que la mano señalada
    del jugador gobierna su destino,
    no saben que un rigor adamantino
    sujeta su albedrío y su jornada.
    ! También el jugador es prisionero
    (la sentencia es de Omar) de otro tablero
    de negras noches y de blancos días.
    ! Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
    ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
    de polvo y tiempo y sueño y agonía?

    Gabriela Mistral: Canción amarga

    ! ¡Ay! ¡Juguemos, hijo mío,
    a la reina con el rey!
    ! Este verde campo es tuyo.
    ¿De quién más podría ser?
    Las oleadas de la alfalfa
    para ti se han de mecer.
    ! Este valle es todo tuyo.
    ¿De quién más podría ser?
    Para que los disfrutemos
    los pomares se hacen miel.
    ! (¡Ay! ¡No es cierto que tiritas
    como el Niño de Belén
    y que el seno de tu madre
    se secó de padecer!)
    ! El cordero está espesando
    el vellón que he de tejer.
    Y son tuyas las majadas,
    ¿De quién más podrían ser?
    ! Y la leche del establo
    que en la ubre ha de correr,
    y el manojo de las mieses
    ¿de quién más podrían ser?
    ! (¡Ay! ¡No es cierto que tiritas
    como el Niño de Belén
    y que el seno de tu madre
    se secó de padecer!)
    ! ¡Sí! ¡Juguemos, hijo mío,
    a la reina con el rey!

    Francisco de Quevedo: A un juez mercadería

    ! Las leyes con que juzgas, ¡oh Batino!,
    menos bien las estudias que las vendes;
    lo que te compran solamente entiendes;
    más que Jasón te agrada el Vellocino.
    ! El humano derecho y el divino,
    cuando los interpretas, los ofendes,
    y al compás que la encoges o la extiendes,
    tu mano para el fallo se previno.
    ! No sabes escuchar ruegos baratos,
    y sólo quien te da te quita dudas;
    no te gobiernan textos, sino tratos.
    ! Pues que de intento y de interés no mudas,
    o lávate las manos con Pilatos,
    o, con la bolsa, ahórcate con Judas.

    Éstos son solo algunos, en cada escritor viene incluído la biografía y sus respectivos poemas.
    Fuente:http://www.poemas-del-alma.com


Log in to reply