La dama oscura - Capitulo 3



  • Capítulo 1 - Fheolfa http://foro.tierrasdelsur.cc/foro/showthread.php?t=152167
    Capítulo 2 - El protector
    http://foro.tierrasdelsur.cc/foro/showthread.php?t=152313
    Capítulo 3 - El entrenamiento

    El enano pensaba que la niña era una ladrona. Y claro, sus vestimentas no demostraban que ella provenga de la alta sociedad.

    ¿Qué debía hacer Fheolfa? Primero, la capturaron los guardias, y ahora se encontraba frente a un legionario que parecía querer ayudarla. Tenía que mentirle.

    "Muchas gracias por la ayuda, Goblin. Mi nombre es Fheolfa y vivo en Ullathorpe. Esos guardias me encontraron robando la tienda de provisiones. Estaba hambrienta y carezco de dinero. Me querían llevar a los calabozos."
    "No perdonan a nadie. Se creén los dueños de estas tierras… Pero no te preocupes, ya dominaremos la región y no molestarán a nadie más. El caos debe reinar. Basta de la monarquía del Rey! Basta de ricos y pobres! Si aún estás hambrienta, acompáñame a mi hogar y te prepararé una rica cena."
    Luego de la ayuda que le había brindado, no podía decirle que no. Debía aceptar la invitación. No quería ofenderlo, no sabía cómo podía reaccionar el legionario.

    Emprendieron viaje hacia el este de Ullathorpe. No habían caminos ni rutas que llevaran a otra ciudad. Era un lugar desconocido para Fheolfa. Solo sabía que hacia el sur se encontraba Nix.

    Finalmente luego de caminar unas horas, arribaron a la ciudad oscura.

    Si Banderbill estaba custodiada por guardias, la ciudad oscura la duplicaba en protección.

    Cientos de hechiceros protegían el muelle, y otros tantos se paseaban por la ciudad merodeando que no haya ningún ciudadano adentro de la misma.

    Pero, quitando de lado a los fieles protectores, parecía una ciudad fantasma. No había persona alguna. Había mucho silencio y una sensación a muerte en todo el ambiente.

    Entraron a la casa de Goblin y preparó la cena. Fheolfa quería evitar cualquier tipo de preguntas incomodantes. Debía permanecer con la boca llena en todo momento, mostrarse famélica e inventar rápidamente una historia para cuando acabe la cena y llegue el inevitable diálogo.
    _"Y cuéntame niña, ¿acaso no tienes padres que trabajen y te den de comer?"

    "No, soy huérfana. Murieron asesinados por bandidos."

    "¿Y por qué hacías ese trabajo tú sola? ¿No sabes acaso que necesitas gente que custodie alrededor y avise por si alguien los descubre? Necesitas tener acompañantes para robar una tienda."_
    "Si, los tenía, pero fueron capturados también. Se los llevaron separados de mi, presos a los calabozos. Son más grandes que yo, Totho y Nhulls son sus nombres."
    "Puedo ayudarte a sacarlos de la prisión si quieres, pero necesitaré de tu ayuda."
    "¿Y cómo puedo ayudarte? Soy una niña."
    "Eres una niña, pero tienes coraje, puedo entrenarte. Quédate unas semanas conmigo, te convertiré en una fuerte guerrera."
    Nuevamente sin opción, tuvo que aceptar la oferta. Además, la esperanzaba la idea de poder salvar a sus amigos de la prisión. Se sentía en deuda con ellos, estaban allí por su culpa. Se quedó a dormir en la casa de Goblin.

    Amaneció al día siguiente, y el enano ya estaba despierto esperándola afuera de la casa.

    "Cómo duermes niña, ¿acaso no quieres entrenar?. Ven y esquiva estas flechas. Hoy entrenaremos tu agilidad."
    Goblin comenzó fallando apropósito, no iba a lastimarla, quería medirla. Pero a medida que avanzaba el entrenamiento, tiraba las flechas más y más cerca de Fheolfa. Y ella las esquivaba, su genética élfica la hacía naturalmente ágil.

    "Muy bien, parece que no tienes problema con eso. Ahora, quiero ver que tan buena hechicera puedes ser. Arrójame un conjuro!"
    Y allí, resulto ser, que sus aprendizajes en Banderbill no fueron lo suficientemente buenos como ella creía. Es que, la magia negra no se le enseñaba a cualquiera. Y menos a una persona noble.

    "¡¿Eso es todo lo que sabes?! Un misil mágico no puede dañar a nadie! Intenta inmovilizarme al menos! Hazme inútil si puedes!"
    Y tampoco sabía esa técnica.

    "Enseñame por favor. Nunca tuve la oportunidad de aprender otros conjuros!"
    "Yo no domino la magia, soy un cazador. Deberé llamar a algunos compañeros para que te enseñen, esto no puede quedar así. No llegarás lejos sin aprender un poco de artes oscuras, jovencita."
    Y así, con el correr de los días, ya no era únicamente Goblin quien la entrenaba, sino que comenzó a vincularse con otros legionarios. Comenzó a ser la niña mimada de la facción. Es que, no habían personas que se animaran a tanto siendo tan jóvenes. La mayoría de los niños se dedicaban a jugar, y sus familias esquivaban los problemas, se mantenían al margen de pertenecer a cualquier tipo de ejército. Estaban seguros en las ciudades.

    Y ella en cambio, huérfana y con una misión. Y no cualquier misión. Enfrentar la prisión de Banderbill era un propósito común para cualquier legionario. ¿Cómo no querer ayudarla?

    Pudo adaptarse bien en un ambiente que parecía hostil. Le veían futuro, todos querían transmitirle sus conocimientos. Y así, comenzó a aprender muchas técnicas de las que carecía. Se hizo muy fuerte en pocas semanas.

    Faltaba poco, y podría llevar a cabo la emboscada a los calabozos de Banderbill. Reencontrarse con sus amigos. Ya se sentía preparada.

    Continuará…


  • Administrador

    Que bien y que claro escribis. Me gusta como redactas y que crees interés en el que lee. Ojalá sigas posteando tus relatos.



  • ¡Buenisima Tincho.-!

    Muy entretenida nuevamente y sobre todo bien escrita.
    Estoy un poco decepcionado al ver al Goblin tan buenaso, pensé que lo ibas a pintar mas salvaje. Éste se parece al posta jaja.
    Vamos que el sábado que viene sigue. Tenes idea cuantos capítulos vas a hacer?



  • @Irina:

    Que bien y que claro escribis. Me gusta como redactas y que crees interés en el que lee. Ojalá sigas posteando tus relatos.

    Muchas gracias 🙂

    @MagniuM:

    ¡Buenisima Tincho.-!

    Muy entretenida nuevamente y sobre todo bien escrita.
    Estoy un poco decepcionado al ver al Goblin tan buenaso, pensé que lo ibas a pintar mas salvaje. Éste se parece al posta jaja.
    Vamos que el sábado que viene sigue. Tenes idea cuantos capítulos vas a hacer?

    **El Goblin es buenazo pero en su facción, es un líder. Ya le van a tocar los tiempos violentos donde saca todo su rol de legionario de adentro.

    El capítulo 4 va a cerrar la primera parte de la historia, es la emboscada y primera gran aventura. Y luego tengo pensado cerrar la etapa de niñez de Fheolfa y comenzar a escribir ya el capítulo 5 donde "pasaron unos años" entre medio.**



  • Muy buena Martín!
    Me intriga saber si la vas redactando de a poco o ya la tenés terminada.
    Mucho ingenio y sobre todo mucho rol.



  • @Fhauz:

    Muy buena Martín!
    Me intriga saber si la vas redactando de a poco o ya la tenés terminada.
    Mucho ingenio y sobre todo mucho rol.

    La hago en el momento que posteo 😛
    Lo que sale en el momento, ya tengo una idea de hacia donde se direcciona igual jaja


Log in to reply