La oscuridad detrás de la máscara



  • LA OSCURIDAD DETRÁS DE LA MÁSCARA

    **Introducción y nota del traductor:

    A continuación se narrarán los fragmentos de una historia incompleta cuyo eje rotará sobre aquel enigmático guerrero drow que decidió aceptar los designios de su desdichado destino y, por ello mismo, aún se encuentra perdido en su demencia, cual perpetuo viajero errante por las vastas Tierras del Sur. Mi humilde papel en la siguiente obra, cuya autoría pertenece a Balzhur Nekrataal, apenas se limita a la recopilación y traducción (hacia la lengua común) del relato que narra en primera persona una desventurada etapa en las aventuras del autor. El manuscrito original, íntegramente escrito en lenguaje drow, fue hallado por desconocidos viajeros en las profundidades de las catacumbas que conectan las ciudades de Nix y Ullathorpe. Lamentablemente solo podemos suponer el correcto orden de los fragmentos dispersos e incompletos, por lo que, a falta de mayores recursos, presentaré la traducción de los mismos según mi propio parecer. Sin más que agregar le propongo al lector de las siguientes palabras generar sus propias reflexiones y, mediante un buen uso de criterio, meditar sobre el hado que cubre al susodicho elfo oscuro. Que los Dioses se apiaden de su aciaga existencia.

    Vaevictis Asmadi.
    Clérigo e historiador al servicio del Ejército Real.**


    Primer fragmento: De la culpa y el remordimiento.

    “…Cuerpos sin vida yacen sobre la tierra e invaden en mi mente los recuerdos de una masacre siniestra. Tristes memorias que brindan por una amalgama de amargos sentimientos. Fueron víctimas de un mal injustificado, de una locura ciega, de una traición que no tiene perdón. Mis manos se encuentran manchadas de sangre y no hay aguas ni fianza que puedan limpiarlas; aún al escribir estas palabras siento el hedor que emana de ellas, siento en mis oídos la súplica anterior al agite de las armas, la sensación del golpe seco ante un impacto certero y la repugnante pero placentera sonrisa que se dibujó en mi rostro al observar el espectáculo de aquellos cuerpos sin vida. Solíamos ser hermanos en batalla, amigos, camaradas, compañeros que en más de una ocasión se otorgaran mutua ayuda y a los cuales presté solemne juramento. No puedo perdonarme, así como tampoco puedo detenerme. En aquel paisaje de muerte y horror contemplé un cuadro de placeres que solo compartiría un monstruo. ¿Acaso en eso me he convertido? ¿Qué he hecho de mí? Alguna vez supe defender varios ideales, el concepto de justicia y honor entre ellos, pero sucedió que en aquel momento la cordura me abandonó por completo, reemplazando el vacío de razón con una sed de sangre que jamás se satisface. Fue entonces que recordé el rostro del Legionario y me vi en sus ojos cuando era un niño, y también pude sentir el fuego que abrazó mi pueblo natal mientras una siniestra voz susurraba una y otra vez la palabra ‘mascarada’. De mí solo restan oscuros recuerdos…”

    Segundo fragmento: De amigos y caminos.

    “…Una vez fuera del destruido pueblo de Suq-Ata me acogí bajo el amparo de la hermosa y poderosa Banderbill. Así fue que aprendí las costumbres locales a la vez que conseguía involucrarme con los ciudadanos detrás de las murallas, más sus cálidos habitantes me recibieron a su cuidado con la esperanza de que en un futuro cercano pudiera regresar el favor a la causa de las ciudades reales. Con el pasar del tiempo y para sorpresa de mis maestros no demoré en exhibir cierta habilidad para el combate cuerpo a cuerpo combinado además un profundo rechazo al uso de las artes mágicas, una mezcla extraña e inusual para nosotros los drows. Desobedeciendo una enorme cantidad de consejos elegí y progresé por sobre el camino del guerrero, así como también abracé un sistema de valores que guiarían mis pasos sobre un sendero cuyo destino aún me es desconocido. Superé varias pruebas y desafíos hasta lograr enlistarme en las filas de soldados reales. Juré lealtad, servicio, honor y demás. Comprometí mi palabra, mi cuerpo. Combatí por la causa, una justa causa, y encontré momentáneo regocijo en ello. Pero lo más valioso de esta etapa fue la conquista de aquellos amigos que hallé mientras recorría el largo sendero de lo que entonces consideraba como ‘el Bien’. A ellos, los que fueron y serán por siempre los amigos en el camino, les debo todo y de nada les puedo culpar. Gracias a la compañía de sus íntegras presencias aprendí y disfruté más de lo que jamás podría anhelar. Entre todos los afectos siento el deber de destacar a un grupo en especial; ya que fueron ellos quienes me abrieron las puertas a nuevos acontecimientos, nuevos conocimientos, nuevos valores, y a estos amigos los recuerdo en conjunto bajo el seudónimo de La Mascarada, el nombre de aquel Clan encubierto que decidí integrar en su compañía. Sin embargo el recuerdo que guardo de estos compañeros se encuentra manchado por posteriores acciones de mi propia autoría, mía y de nadie más, de las cuales me avergüenzo profundamente aunque debo confesar que tampoco las pude evitar. Fui yo, Balzhur Nekrataal, quien a voluntad eligió entrar por esa puerta y continuar mi destino por ese otro camino…”

    Tercer fragmento: De colores y valores.

    “…Es curiosa la manera de categorizar el Bien y el Mal en estas tierras, más el interés que guardo en semejante distinción se basa en una diferencia tan simple como podría ser la de los colores opuestos. Blanco y negro, azul y rojo. Amigos y enemigos, ciudadanos y criminales. Al pasar de los días continúo reflexionando en ello, con el objeto de hallar una respuesta que otorgue mayor grado de complejidad a una separación que comienzo a entender como absurda. A pesar de todo reservo mis reflexiones y no las comparto con allegados de la facción ni tampoco con los amigos más cercanos. Temo que podría ofenderles el mero pensamiento de una cuestión tan polémica, una que al parecer nadie discute ni cuestiona, ya que en el Ejercito Real todos manifiestan tener muy en claro sus valores. ¿O tan solo será una fachada, una máscara? ¿Alguien compartirá mi duda? En tal escenario es difícil evitar una sospecha de hipocresía. Puede que solo sea parte de una etapa, un desorden de pensamientos que requieren ser organizados, que me encuentre buscando abstractos donde solo hay valores empíricos. Pero mi realidad dicta que la cuestión continúa golpeándome la mente hasta el punto del fastidio…”

    Cuarto fragmento: La Mascarada.

    “…Entonces aparecieron ellos, y consigo traían una propuesta que en ese momento me resultó irresistible. Llegaron en un momento de preguntas que requerían respuestas, de reflexiones que necesitaban ser compartidas. Se presentaron como un grupo de experimentados aventureros con un vasto conocimiento sobre cada una de las ramas que componen el gran árbol de estas tierras sureñas y, por encima de todo lo demás, era el atractivo de sus sonrisas y el respeto que anteponían ante cada una de las situaciones que les ocurrían. Fueron y serán, sin lugar a dudas, los más notables compañeros que tuve la suerte de hallar sobre el camino. Así fue que ratificaron todas mis sospechas, de la corrupción y la ambición que regía en los ocultos pensamientos de quienes manipulaban los hilos en la eterna batalla entre el Bien y el Mal, de aquella distinción que no podía encasillarse como una cuestión de opuestos y requería ser puesta a una prueba de valor. Una limpieza de la sucia hipocresía. Cuando nos conocimos todavía éramos parte del Ejército Real pero no demoramos en abandonar las filas de la facción para arrollar, a todo y a todos, ante nuestro modo de experimentar una nueva manera de vivir el mundo que nos rodeaba. Rápidamente generamos un repudio generalizado por parte de nuestros antiguos camaradas, y de la misma manera me alejé del resto de mis afectos, sea por diferencia de pensamientos o por el mismísimo rigor del acero. Estos amigos de La Mascarada eran todo lo que yo necesitaba, me sentí pleno, satisfecho. Éramos jueces y verdugos de nuestros propios códigos. Con hacha y espada, magia y artimañas, nos impusimos en este flamante camino sembrado con los cadáveres derrotados de nuestros adversarios…”

    Quinto fragmento: El oscuro traidor.

    “…No dejo de pensar en aquella masacre siniestra, tal vez el más terrible de todos los recuerdos que me persiguen, porque las nefastas consecuencias que acontecieron fueron causadas por mis propios actos. La sangre inocente que derramé solo por placer, mi maldita culpa. El día en que finalmente se me presentó la ansiada ‘prueba de valor’ y en la cual fallé miserablemente, al ser derrotado ante un impulso monstruoso que hasta entonces no creí albergar en mis entrañas. Descubrir esta nueva faceta en mí, producto de seguir un camino por demás atrevido, es el peor de mis errores. Bendita sea la ignorancia que antecede al descubrimiento y el deleite de los más oscuros placeres, porque yo la he perdido y ahora no quisiera tener este conocimiento y esta eterna sed del más retorcido placer. Matar sin distinción de género o causa, sin empatía, extinguir de la manera más indiferente todo lo que se cruce en mi desgraciado camino ¿Será tal mi destino final? Ni siquiera poseo el valor o la fuerza para terminar con mi propia vida, como quién no puede escapar de una terrible adicción. Por ello advierto al lector de mi testimonio, con especial dedicación a quienes fueron mis amigos y como un último indicio de la poca bondad que aún resta en mí, que al avistarme no duden en acabar conmigo. No titubeen en ajusticiar a Balzhur Nekrataal y que la piedad no sea un impedimento para atravesar la pútrida carne que me compone. No lo piensen dos veces, no me den una oportunidad, de lo contrario ten por seguro que trataré de acabar contigo. Te traicionaré una y otra vez. Más créeme cuando te digo que en el derramamiento de tu sangre sentiré profundo placer, aún cuando en el pasado fuésemos amigos…”


    Hola a todos…

    Ya finalizado el concurso, y reveladas las obras de aquellos que participamos, vengo a presentar mi relato en esta sección. La intención es que esta historia también sea parte de todos los relatos que componen la biblioteca presente en el subforo de Rol, para que en un futuro, si fuera posible, pueda seguir moldeando la aventura de Balzhur Nekrataal con el paso del tiempo a la vez que es compartida con los lectores de estos lares.

    Hace algunos años escribí, en este mismo lugar, otras dos historias relacionadas:

    Del origen de Balzhur Nekrataal y la destrucción de Suq-Ata

    Del guerrero drow

    A decir verdad no creí que fuera a continuar jugando Argentum Online, mucho menos escribiendo historias sobre mi personaje y ni siquiera consideré retomar el hábito de escribir textos ambientados en lo medieval-fantástico (me fascina escribir, pero no es el género que suelo frecuentar). Sin embargo acá estamos. Lo curioso es que me gustaría continuar la historia… me gustaría ir añadiendo más fragmentos, nuevos desenlaces, nuevos caminos y reflexiones, etc.

    Por ello mismo, además de que el juego se ponga de pié (se que de alguna manera lo hará), también necesito críticas y observaciones de ustedes: Los lectores. Sus comentarios son una de las mejores herramientas que necesita todo escritor para mejorar y encaminar los textos por venir. Así que ... ¿Qué les pareció este relato?

    Muchas gracias.



  • **Es agradable leer tu relato, es muy fluído y exacto, no es aburrido, me gusta el vocabulario y por sobre todo que lográs meterte muy bien dentro del personaje. Me pareció un poco rara la manera en la que mostrás tu texto, en fragmentos. No lo se, quizá lo utilizaste para tocar diferentes temas en un mismo texto.. pero no quedó mal. Por otro lado, la historia quizá no es muy original, pero de alguna manera le diste un sabor diferente, no me concentraba en pensar que venía luego, sino mas bien en meterme dentro del personaje.

    No estuvo mal, felicitaciones por el premio!**



  • Limas Burni, es excelente.



  • LLinda historia te mandaste! Ami me encantaría escribir como vos, ideas tengo para escribir pero no me animo, linda cabeza y lindo relator sos! Te felicito por tales fragmentos! Me sorprendiste genio! Felicitaciones por tal don



  • **Es realmente increible.
    Lo leí un tiempo despues de que lo hayas escrito, dejas fluir muy bien tu imaginacion, y usas muy buenas metaforas.
    La verdad es que el relato es muy atrapante, aunque el final no fue muy de mi gusto.

    Hay que resaltar que es muy dificil (Para mí gusto) crear un relato a partir de un jueguito 2D aunque veo que tu intencion es contraria, una historia que tal vez la tenias en la cabeza y la plasmastes en foro.

    Y a pesar de que la historia es larga, en ningun momento perdí interés. Muy lindo relato.

    Saludos.**


Log in to reply