El demonio asedia



  • Me acerco al portal, por fin mi día llegó, el fin de las tierras se aproxima y todo gracias a estos lacayos que lograron robar los 3 objetos mágicos y en un abrir y cerrar de ojos podré gobernar de caos estas tierras sureñas, si, esas cucarachas reales no actuarán ante mi poder inmenso, al menos no con mi ejército especializado y bien entrenados, por fin el día, mi día llegó, el emperador del caos dominará estas tierras, por fin seré yo el rey que destruya la paz y prosperidad en este absurdo bosque, empezaré mutando estos elfos para convertirlos en asesinos y que este bosque se llame Bosque de asesinos. Al norte muchachos, todo lo que se mueva será transformado en algo maléfico. Estos comerciantes, que sean bandidos, vamos más al norte, sin descanso hay que acabar con esos insectos reales que no quede ni un soldado muerto, deben sobrevivir, no arriesgaré ni una vida sana que cada lacayo del demonio caiga ante nuestros ojos y oídos a distancia y proteger a toda costa Banderbille, ¡llamen a los consejeros reales por favor! ¿No ven que el rey de las tinieblas está profanando los bosques? ¡Urgente todos los sacerdotes reunidos para curar a cada soldado cuantos sean necesario! Que el demonio no sobreviva aun no entiendo como salió del infierno, ya se debe ser mediante un portal abierto por estos viles sirvientes, por fin sirven para algo. Bien, veamos… aja… sí, claro… ah, no… podría ser. Bueno, escuchen soldados del caos: Quiero a un tercio del ejército atacando por el frente, el otro tercio curando a los que atacan y el último tercio seguidme, tengo un plan.

    Veo que el demonio está planeando algo ¡Rápido los consejeros reales espíen al demonio desde adentro del fuerte! Tengo la ligera sospecha de que algo no anda bien, druidas utilicen la fuerza de la naturaleza para detener a los curanderos caóticos, cleros enterraren a los que están atacando Todos juntos! ¡Är Prop s’us! Magos, todos contra uno, empecemos por el guerrero aquel de allá, no, ese no, el de al lado, todos juntos ¡T’HY KOOOL! Bien sigan así, en cualquier momento las fuerzas del caos se retiraran, rompan la puerta, bien… Buenos días villanos encarcelados, como ofrenda de esta liberación reclamo sus almas como mías y atacad a Banderbille ahora mismo, ¡Es una orden! Rompan esta pared de acá, si no me equivoco esto da justo en la iglesia de Banderbille, todos juntos, eso es, así el demonio pulverizó juntos a sus escorias las paredes de la cárcel de Banderbille y se adentro hasta la iglesia y empezaron a destruir toda la bella ciudad ¿Lo sospecharon? Sí, los ataques por el frente fue solo un señuelo para adentrarse al gobierno real por la espalda, pero los consejeros reales avisaron a su rey, horrorizados por el acto del demonio, Humanos, elfos y gnomos atacan a los caóticos sin ningún descanso, algunos enanos y humanos atacan por adelante para distraer, la armada real está a punto de rendirse, pero el rey los anima y por arte de magia los guerreros y paladines obtienen fuerza adicional (algunos dicen que los magos no paraban de decir Ar A’Kron y YUP A’INC) luego vio el demonio que tenía una estrategia nueva y se retiro temporalmente, se acercó a un bosque cerca de Nix, al este para ser exacto y avanzamos con todas mis tropas, llegue a un arroyo llenas de arañas y las rellene de veneno de tal forma que todas se convirtieron en arañas gigantes, y que velocidad para reproducirse, cuando llegue al bosque deseado ellas ya estaban adentro de Marabel, cuando andaba caminando por alrededor del agua de este bosque empezó a golpearme un acechador pero par a mi gusto era muy débil y su color llamativo lo hacía fácil de detectar, por eso le lancé un hechizo de invisibilidad permanente y lo doté de gran fuerza, aproximadamente al norte y este de este bosque encontré una casa y entonces decidí crear un nido de dragones en su interior pero los primeros, según me enteré, salieron defectuosos ya que al morir dejaban una especie de espada amarillenta, el clérigo elfo que la agarró la nombró “Espada mata dragones” ya que quiso matar otro dragón con dicha espada y la aniquiló de un solo golpe y que casualidad, este también dejo otra espada, pero el clérigo no quiso matar otra, sino envió información de cómo se podría hacer dicha espada, para que los soldados reales no se enteren y entrenen sin parar con estos dragones los perfeccioné y ahora quieran o no matar este dragón no será pan comido. Salí del nido, en el centro del bosque encontré una fuente vital ahí decidí hacer mi base secreta, pedí a unos de los magos que haga un portal a una ciudad abandonada, cuando entramos resulta que está muy al sur de las tierras cerca de unas islas esperanza o algo así, debe ser porque están por perder eso, la esperanza, luego mandé a mis consejeros a perseguir al demonio pero que no lo ataque así conoceremos su lugar secreto, elegí a este soldado porque estaba bastante cerca de donde se ubicaba el demonio, y es un investigador audaz ya que descubrió una nueva espada y nos dio toda la información de ella pero está tardando demasiado en decirme que pasó con el demonio, la única información que tenemos es que mato a muchos trabajadores en ese bosque y que sus espíritus no pueden volver a vivir y que se la pasan diciendo “¡Huye de aquí mientras puedas!” significa que en ese bosque se encuentra la base del demonio, Soldados todos al bosque al este del arroyo cercano a Nix, en memoria de esos trabajadores ese bosque lo llamaremos Bosque Fantasmal, cuando llego no veo a nadie, solo la mochila del consejero que envié y un carta que decía: “Ya es tarde” pero… ¿Qué sucedió? Y un esbirro me preguntó: Por favor cuénteme como consiguió esa espada dorada llamada “espada mata dragones” y yo le respondí: antes de entrar a la ciudad abandonada derrame mi sangre sobre la fuente vital para que ningún ser pacífico beba de él y luego salí a buscar a ese clero que llevaba esta espada y cuando lo vi estaba bebiendo de la fuente y sabes que paso ¿Verdad? Sabes que le pasa a los seres que beben mi sangre ¿No? Ese clérigo de los altos elfos empezó a transformarse en lo que es ahora, se ahogó entre deseos de asesinar sin razón, odio, sufrimiento y ebrio de poder, lo más curioso es que su piel empezó a teñirse cada vez más oscuro y como estaba acompañado por mas elfos todos ellos se convirtieron en elfos “drows” o sino elfos oscuros, empezaron a matarse entre ellos para ver quién era el más fuerte y el clérigo real triunfó, lo felicite y ahora es mi concilio de las sombras, te lo presento creo que es hora de atacar a Banderbille, ¡Magos! Creen un portar a mitad de camino entre la ciudad de Ullathorpe y Banderbille para atacarla de una buena vez, y si se lo preguntan esta ciudad la llamaré en nombre de la nueva raza de nuestro nuevo soldado: Ciudad Oscura.

    Cuando vi el portal obligué a todos mis soldados destruir el portal, pero algunos atravesaban este y se adentraban a la guarida del rey de las tinieblas obligue a todos los hechiceros que lances sus mejores conjuros pero no se destruyo más que la fuente vital que parecía más rara que de costumbre, luego decidí que nos adentremos en forma de ataque. Cuando pisamos estas tierras lo primero que hicimos fue buscar al demonio pero al llegar un poco al norte, donde parecía estar su trono, luego a lo lejos vi a un mago entrar a otro portal y sin dudarlo nos lo tomamos y ahí estaban, las escorias del demonio y su rey, cada bando peleaba por el bien y el mal de estas tierras pero el demonio parecía un poco asustando y feliz al mismo tiempo y el rey no lo sé, su cara era más que nada como la de venganza o algo así. Quedaron pocos soldados para las fuerzas caóticas por lo tanto se tomaron un portal a su ciudad y entre ellos estaba el clero de los altos elfos quien era un soldado real, pero ahora es… un devorador de almas y ni bien llego el rey con sus leales soldados a Banderbille corrió la voz en todas las ciudades de que el ejército real buscaba soldados, y algunos dicen que las fuerzas del caos también y al cabo de una semanas llegó esta información derivada de ambos ejércitos que decían:

    ¡Las Fuerzas caóticas atacan! El ejército real necesita su ayuda para acabar contra esta amenaza. Aquellos que cumplan con los siguientes requisitos favor de ir a hablar con el rey en el Palacio real situado en Banderbille. Los requisitos son:

    Ser nivel 30 o superior
    No haber matado ni un ciudadano
    Haber matado 300 criminales

    ¡La legión Oscura dominarán estas tierras! El ejército real caerá ante el gran rey del mal y si no quiere ser una víctima más de esta masacre será mejor que entres a nuestras tropas, para enlistarte deberás ser un criminal astuto y poder encontrar el portal que te llevara a nuestra ciudad situada en el Bosque Fantasmal. Los requisitos son:

    Ser nivel 25 o superior
    Haber matado 150 ciudadanos
    Ser criminal

    Viendo este cartel muchos fueron tanto a Banderbille como a Ciudad Oscura, y tú ¿Qué eligieras? Recuerda: el futuro depende de tu decisión.


Log in to reply