Pecado de amor



  • **"Un beso de amor es mas fuerte que mil guerras"

    Lamento reflexionar en estos momentos. Nunca creí que mi corazón seria tan estúpido de caer así ante los encantos de una elfa.Antes que nada les contaré porque es que hice lo que hice….

    Yo, Lebond Sinner; Servidor del Demonio,Devorador de almas, General de las filas de esbirros y condenados; Gran....paladín del inframundo, he traicionado a mis amos y puesto en peligro sus importantes objetivos por un capricho. Y lo mas grave de todo esto, es que lo volvería a hacer todas las veces que sea necesario.

    Tras la invasión a Harum'Sal he sido encargado de transportar a los esclavos de la realeza a los calabozos para su ejecución.

    Todo sucedería según lo planeado, hasta que la vi. Ella era hermosa, sus ojos eran verdes y su pelo rojo. Se veía en ella una fiera asesina llena de odio y rencor hacia mi, pero no pude evitar caer bajo su bella mirada de odio. Esperé al caer la noche y la secuestre lejos del campamento, poniéndola a salvo en una cueva, y dejándole provisiones para que pueda vivir. Sellé su salida cada noche para que no escape.

    Todas las noches la visité. Ella siempre intentó asesinarme con armas improvisadas y rocas que encontraba dentro de la cueva. Pero sus débiles ataques y su mala postura y equilibrio al atacar me llevó a deducir que no estaba entrenada en artes marciales, físicas o asesinas; Por lo que mientras no tenga alguno de sus elementos mágicos no podría hacerme mas que unos cuantos rasguños.

    Una noche desde mi tienda escuche sonar el cuerno de alarma anunciando el peligro. Rápidamente tomé mi arma y escudo y salí a ver que sucedía. Allí la vi, siendo traída por dos clérigos hacia el campamento. La habían encontrado y planeaban torturarla para sacarle algún tipo de información como se hacia con cualquier renegado.

    No lo pensé,sentí que se me erizaba la piel al verla patalear. Me abalancé sobre los clérigos. Fui por detrás y le corte el cuello de un hachazo a quién en su momento, era uno de mis mas fieles subordinados, quedando de frente con el otro. Este me lanzó un golpe hacia el casco pero lo bloquee con mi escudo e inserte mi hacha en su tronco por el flanco que abrió al lanzar un ataque alto, dejándolo caer sobre el suelo. La elfa corrió hacia los bosques y yo salí a buscarla.

    La busqué por dos días seguidos y la encontré acurrucada en el suelo durmiendo bajo un árbol de tejo, evidentemente se sentía a gusto con la magia del mismo. Me senté a su lado y la tape con la capa de mi armadura.

    Desperté tras el chillido de un jabalí. Instintivamente levanté mi escudo para defenderme de alguna amenaza que pueda haber cubriendo mi cabeza con el mismo. Observé que la elfa no estaba donde la vi anteriormente, por lo que me levanté a buscarla. Pude ver a lo lejos que luchaba con un pequeño jabalí. Estaba armada con una lanza, sinceramente me sorprendió que se maneje tan bien sin sus magias, sobretodo por ser de raza elfa.

    Tras mirarla detenidamente como asesinaba a ese jabalí, ella arrastró el jabalí hacia donde había quedado dormida la anterior noche. Me acerqué a ella para ayudarla, pero instantáneamente ni bien me oyó el ruido de mis placas chocándose entre sí hizo un movimiento brusco dando una media vuelta y poniendo la lanza entre ella y yo. Solté mi hacha y mi escudo, no tenia intención alguna de lastimarla. Ella a pesar de mi evidente señal de paz siguió con su lanza en sus manos, la sostenía con la punta hacia arriba como un báculo, si bien supo manejarse contra el pequeño jabalí, sus movimientos eran dignos de un mago. Le dije "Si planeas amenazar a alguien asegurate de que tu arma apunte hacia el y no hacia arriba. Tras escucharme bajo su lanza a la altura de mi cuello.

    Admito que no estaba seguro de que iba a sucederme tras mi siguiente impulso. Tomé su lanza y la tire hacia atrás, atrayendo a la elfa a mi lado. Ella me miro con temor, a lo que le dije "no me temas, he arriesgado mi cabeza por ti, no te haré daño" su cara cambió. Me dio la espalda mirando entretanto de reojo, y fue hacia el jabalí. Si bien yo no era un gran conocedor de la magia, podría realizar algunos hechizos (cosa que no me explico porque ella no podía sin su báculo) tome mi hacha y corte una gran rama de un árbol, lo queme con una llamarada. Para así poder comer el pequeño jabalí,….

    En este instante daría la vida por un poco de comida, aunque sea para ella. El hambre tortura mi mente, y los gigantes pisan fuerte sobre el suelo... suelo que al mismo tiempo es nuestro techo. Oigo a Flambert gritar mi nombre, amenazando y maldiciendo a los gigantes que uno a uno van cayendo, haciendo que mi techo,.. nuestro techo, lance pequeñas partículas de polvo sobre nuestras cabezas. Se que esta cueva tiene una entrada y una salida, se que Flambert cuenta con increíbles sabuesos capases de olfatear la sangre a pueblos de distancia, dudo que podamos escapar sin pelear. Cierro los ojos, y me remonto a aquellos pequeños momentos gratos sobre los cuales me baso para seguir segundo a segundo... Ella sonrió por primera vez ante mi...

    Luche por casi un ocaso contra un enorme elefante, tansolo para poder comerlo por unos días, pero tras encestar mi ultimo golpe, la torpe criatura retrocedió, dejando colgadas sus patas traseras, el animal que hace unos instantes demostraba ser una fiera indomable, ahora mostraba su idiotez, pataleando con sus patas delanteras para subir, pero sus patas se quedaron inmóviles una vez que la sangre perdida causó su muerte, haciendo de mi esfuerzo una triste experiencia de perdida. Pero ella sonrió al verme insultar al elefante semimuerto que caía hacia el turbulento río. Su risa fue disimulada, e insonora, pero lo divisé perfectamente. Ese pequeño momento me dio la certeza de que algún día ella me iba a reconocer mis esfuerzos. Pero ese momento se desvaneció tras oír los fuertes gritos de la ciudad que posaba sobre la orilla del enorme río al cual mi cena había ido a parar.

    Pude ver desde lejos el fuego sobre los techos y las personas corriendo por todas partes; También vi las hileras de la legión. Reconocería esa formación con tansolo oírla, pero mis sentidos se ven inundados por la presencia de la elfa, elfa cuyo nombre no conozco, pero si su sonrisa en este momento... La tomé por la fuerza dejando mi hacha en mi cintura y mi escudo en mi espalda, y corriendo hacia el único lugar seguro en ese momento...Los pastizales de gigantes...

    Tras llegar al gran pastizal, los gigantes notaron mi presencia, tratando de matarme. De no haber encontrado una cueva rápidamente, ella habría sufrido alguna herida por mi culpa. La cueva, era pequeña,y profunda, excelente para evitar que los gigantes se acerquen.
    Allí, ella me habló, me dijo gracias. Mi corazón dio un tumbo, y sentí por un instante que todas mis acciones impulsivas e idiotas eran lo mas lógico del mundo... Esa cueva, en la que en este instante, temo por su seguridad, y ella, desmallada por las esporas de los hongos venenosos que Flambert lanzó en los pastizales no sabe que está sucediendo, de no haber sido torturado miles de veces con todo tipo de químicos, mi cuerpo estaría tumbado junto al suyo. Tomo mi hacha y mi escudo del suelo. Y me dirijo hacia la puerta, observo el panorama, Flambert se ha callado, pero los gigantes siguen cayendo. La cargo a mi hombro dejando mi hacha en mi cinto. Tomo una gran bocanada de aire, y me dispongo a correr indefinidamente por el largo pastizal. Pero al salir observo una pequeña tropilla de no mas de 20 hombres inspeccionando toda la zona, Flambert entre ellos. Camino lentamente aprovechando la altura de los pastizales para ocultar mi presencia. Estoy saliendo de las grandes hierbas, me asombré pero supe que era totalmente obvio. Flambert, solo, frente a mi armado
    con su larga daga y su tenebrosa cara de desquiciado.

    Ante tal apuro trato de correr perpendicular mente evitando tanto volver hacia atrás como batirme a duelo con el. Pero mi extinción se calma de golpe cuando su veloz figura se antepone nuevamente frente a mi cortándome el paso y haciendo que el pelo de la elfa roce mi cara. Su velocidad es increible. En otros momentos lo hubiese enfrentado fácilmente, no es un guerrero a temer, su velocidad es ampliamente mayor que la mia, pero sus ataques son basicos y debiles. Pero no era a mi a quien debía cuidar, sino a ella. Intentando correr nuevamente hacia adelante, esta vez utilizando mi escudo como el frente de una carreta de guerra, golpeandolo y dejandolo a un lado de mi camino. Pero siento una fuerte estocada en mi pierna derecha, haciendome caer fuertemente contra el suelo, solté mi escudo para sostener su cabeza y asi evitar que sufra daños. No tardo mucho en recomponerme de mi previo destartalamiento y seguir hacia adelante. Ahora sufro de un gran dolor en mi pierna, y perdí mi escudo tras la caida, pero Flambert aún se mantiene en el suelo, y yo estoy cerca de un gran risco, si lo pudiese bajar el no tendría oportunidad, pues su velocidad en los riscos le juega una mala pasada. Lentamnente salto de piedra en piedra, cada vez mas empinadas, pero mucho mas seguras que intentar escalar la pared del risco con una sola mano. Las piedras yacen al costado de el risco, sobre las cuales el mar golpea violentamente salpicando rocio sobre mi cara, los
    musgos son mortales, aun mas que el mismo demonio.

    Una vez bajé un buén número de piedras, puedo divisar una zona plana en la cual descanzar y por la cual seguir a pié, una pequeña playa con blancas arenas. Pero antes de poder siquiera imaginar el descanzo, oigo sus botas de metal ligero sobre las piedras. Nuevamente está molestandome, aún mareado me sigue. Me apresuro ante el temor de que me alcanze saltando de piedra en piedra casi saltando sobre la siguiente mientras le caigo encima, pero es en vano, ya que mi apuro me lleva a resbalarme con los tan temidos musgos, dejando como unico soporte a dicha roca, una sola mano. El desquiciado se acerca velozmente, quedando sobre la roca de la que me sostengo. Este es mi fin, caer de acá representaría la culminacion de su vida, Cierro los ojos, y suelto mi mano, utilizando mis pies para impulsarme lo mas cerca de la zona playa. Mi fuerza no fué suficiente, al notarlo tomo su debil e ininmutable cuerpo y lo abrazo con fuerza, dejando mi espalda hacia abajo. Una vez mi cuerpo impacto contra las rocas , mi corasa se partió en pequeños fragmentos, guardandose bajo mi piel y carne y causando un dolor casi cegador. Ella despierta sobre mi torax, sin comprender en su totalidad lo que sucede. Me mira, me limite a decirle que corra, que Flambert la va a asesinar en cuanto llegue. Entre atonita y mareada me mira fijamente y dice: Jainser.

    Se levantó y con un poco de dificultad bajo hasta la playa, llegando a escapar. Flambert atinando a pasar por encima mio con la vista fijada en ella, se detiene en seco, cuando lo agarro con fuerza. Dejarlo ir me da la posibilidad de sobrevivir, pero no a ella. lo aprieto con fuerza, manteniendo su peso sobre mi pecho, sitiendo las filosas rocas sobre mis costillas... cuidando a Jainser.**



  • Hermoso relato, Como siempre te digo me gustaría alguna vez ver uno de los tuyos con un final feliz, pero supongo que voy a tener que seguir soñando. Igual te felicito y aunque se vuelvan repetitivos tus finales tristes y dramáticos siempre están muy buenos ya que llevas esa maldad en la sangre Raxor.
    Juan (Jota).



  • Me gustó me gustó. Bien por vos por tirarte el lance con una historia así de amor y caprichos.
    Lo único que te digo como crítica constructiva, es que cambies el color de la letra principalmente, y cuentes más algunos detalles que se pierden por la redacción. Como por ejemplo cuando él la busca en el bosque por dos días.
    ¡Un abrazo y muy linda historia!


  • Banned

    Muy buena historia..

    Me imagino que Jainser también tendrá una historia para contar.. Muy lindo trabajo, lo que si, adhiero al color de la letra. Como que se hace un poco denso con ese color.

    Con respecto al final, está bueno. Una propuesta interesante :D.

    Seguí así.



  • Muy buena espero el final.



  • Muy buena historia, al principio muy honorífico, después la trama va capturando mucho la atención pero un poco antes del final muchas acciones cortas, hace que se pierda la trama que se iba leyendo, casi no hablan los personajes pero es ya es estilo, y estuvo muy buena.


Log in to reply