Nagisa V


  • Banned

    **Capitulo V

    Debíamos cruzar el lago y lo cierto es que no tenia idea de cómo haríamos.
    Eragon tomo su mochila y retiro una especie de barcaza de madera. Era muy pequeña, parecía un juguete. La deposito sobre la orilla del lago, apunto su bastón hacia ella, cerró los ojos y susurrando unas palabras en Elfico esta comenzó a tomar tamaño. Cuando fue lo bastante grande para que entráramos en ella esta detuvo su crecimiento.
    Acto seguido subimos a la misma y Frize se dispuso a remar. Tardamos poco en cruzar el lago hasta llegar a la orilla de la isla, donde nos aguardaban estas increíbles criaturas (Las hormigas Gigantes). Frize le hizo una seña a Eragon para que tomara los remos antes de llegar y el dispuso su hacha para asegurar el desembarco. De un golpe acertó sobre la más cercana, haciendo que las demás se dispersaran sabiendo lo que les esperaba si volvían a acercarse.
    Descendimos de la barcaza y Eragon de la misma manera que en la otra orilla, susurro otras palabras y la barca volvió a su tamaño original. Tomo la barca en sus manos y la volvió a depositar en su mochila.
    Frize tomo su hacha y comenzó a talar uno de los arboles cercanos a nosotros. En cada golpe caían hojas doradas y de la herida comenzaba a emanar una especie de savia que se esparcía sobre el hacha haciendo más difícil la labor del paladín. En uno de los hachazos una cosa azul cayo sobre la cabeza de el y comenzó a tirarle de los pelos! Era una especie de… ¿Hada? Distraida por el espectáculo gracioso no me percate que estábamos siendo rodeados por mas y mas hadas y pequeñas bolas de fuego que se nos acercaban acechándonos. Cuando me percate de esto era tarde, las hadas se abalanzaron sobre mi compañero haciéndolo soltar el hacha y dejándolo fuera de combate. Sorprendida por la situación me dispuse a combatir la inminente amenaza pero antes de poder reaccionar Eragon me Grito:
    -No hagas nada, espera que se tranquilicen. Las Elys no atacan a la gente porque si, los Fuegos Fatuos lo mismo.
    La Ely que había atacado primera se separo de las demás y se posiciono frente a Eragon y comenzó a gritar con unos chirridos indescifrables. Eragon como sabiendo lo que sucedía apunto su bastón hacia ella y con otras palabras en Elfico hizo que le cambiara la voz haciendo que se comprendiera lo que decía la misma:
    -No ataquen al árbol, no ven que está llorando?
    -Lo siento no lo sabíamos, pero queríamos extraer algo de madera para poder construir una vara para ella-Señalándome, comento Eragon.
    -Estos árboles no son como los demás, están vivos y expresan sus sentimientos. Nosotros somos los encargados de expresarnos por ellos.- Comento el hada.
    -Entonces si queremos extraer leña de él ¿Qué debemos hacer?
    -Para extraer leña de el deben entregar algo a cambio. Pero deben preguntárselo a el.

    Continuara…**


Log in to reply