Libertar efimera La ultima confesion VI



  • Capitulo VI
    (El caza-recompensas y Alamin)
    Lancé una poción de fuego al suelo, que me hizo ver al demonio con el que enfrentaba por unos instantes. El pobre, siguió lanzando sus alaridos con su espada, que alcanzándome el pecho me dejo sin respiro. Mi pequeña armadura de cuero tachonado amortiguó el corte. Ví la oportunidad y avance con mi espada con el sentido del golpe que había recibido, calcule un poco con la luz de sus ojos y le corte la cabeza de un solo golpe; las antorchas se encendieron nuevamente. El muerto, más bien espectro, era Alamín pudriéndose de adentro para afuera, que por una grieta del frágil suelo que se abrió, quiero creer, con la explosión de la poción, cayó hacia lo desconocido donde pudo finalmente descansar en paz por la eternidad. La seguidilla de esqueletos que estaba tras de mí caían en otra brecha abierta en el suelo
    Corrí lo mas deprisa que pude para saltar la brecha antes de que me quede atrapado allí. Pude alcanzar el otro lado con mis manos. Me levanté y corrí hacia fuera del panteón que se caía sobre mi, guiado esta vez no por las estelas de luz, sino por la salida que era reflejada por la brillante escalera espejada. Pude salir justo a tiempo de allí, ya que todo el lugar quedo bajo tierra.
    Mi herida en mi pecho que, no era pequeña pero tampoco letal, quedo como señal de la batalla, como un recordatorio que nunca olvidare, una visión de la realidad, de que el mal realmente nunca descansó. Tomé una hierba especial y cicatricé la herida rápidamente.
    Miraba despabilante lo que antes era un sepulcro muy bien cuidado por el pueblo, donde yacía un héroe local que con valor vivió, y murió por una causa noble. Juré por él y por Garraran que buscaría la forma de eliminar de una vez por todas el odio, el terror y la destrucción, que al parecer aún seguían existiendo por alguna extraña razón. Lo descubriría.
    Como último deber, coloqué en el lugar del hecho una estaca con forma de crucifico en la que escribí con mi sangre mientras el alba aparecía tras de mí, simplemente: Alamín.

    [espero os guste :D]


Log in to reply