Fragmento, De Lugano, sobre el inconformismo "El vaso medio vacio".



  • **"Todas las personas, aún aquellas que se manifiestan aparentemente conformes con todo, ocultan un inconformismo feroz. El hombre nunca alcanza sus objetivos, y si lo hace, nuevos objetivos se desplazarán hacia adelante. De hecho, la vida solo es posible mediante este mecanismo.

    El hombre es la única criatura del planeta que debe vivir sabiendo que morirá. Los tigres, las ratas, y todos los animales del orbe están libres de esta tribulación. Sabemos que vamos a morir. Incluso sabemos que llegará el día en que todas las personas que nos conocieron morirán, y que también lo harán todas aquellas que alguna vez hayan oído nuestro nombre. Nuestro destino es el olvido. ¿Entonces como es posible vivir con este conocimiento atroz sobre los hombros?

    Muy simple, disponiendo entre el hoy y la muerte una serie de "objetivos". Por ejemplo, amar a una mujer, avanzar en el terreno laboral, tener hijos, etc. Estas cosas se interponen entre el hombre y la muerte, de hecho, lo separan de la muerte. Si pensamos en la vida como un camino recto, o sinuoso, para el caso es lo mismo, nuestros objetivos son como breves escalas que nos ayudan a que el final sea un poco más difuso.

    No obstante, y a pesar de que constantemente imaginamos escalas en el camino, a menudo nos parece que nada es como debería ser, y que de hecho hasta los asuntos claramente favorables poseen un doble rostro. En otras palabras, que somos capaces de ver el vaso medio vacío cuando evidentemente está medio lleno.

    Esto se debe a un efecto que la ciencia ha estudiado en numerosas ocasiones, pero que encontró su forma definitiva en el Efecto Zeigarnik, un sesudo estudio que define al hombre como un ser pensante que registra con mayor intensidad aquellas cosas incompletas, inacabadas o interrumpidas, antes que las que nos han saciado en toda regla.

    No es que usted sea un inconformista. El dueño de una gran multinacional probablemente sea un individuo tan insatisfecho como usted. Desde luego, esto fue una mera hipótesis romántica hasta que Bluma Zeigarnik, una psicóloga rusa, observó que en el bar en donde almorzaba cotidianamente su camarero podía olvidar a la perfección los platos que acababa de entregar, y en cambio recordar a la perfección aquellos que todavía debía servir.

    En 1927 Bluma Zeigarnik amplió estas observaciones y descubrió, o creyó descubrir, la naturaleza de la inconformidad en casos en donde aparentemente nada le falta al sujeto. Para semejante exabrupto decidió investigar a un grupo de voluntarios, a los que sometió a 21 tareas, entre ellas, problemas matemáticos y adivinanzas. La mitad de estas tareas eran interrumpidas a grito pelado por Zeigarnik antes de que los voluntarios pudiesen terminarlas, precisamente las que mejor quedaron registradas en la memoria de estos sujetos, siendo las tareas prolijamente terminadas las que fueron evacuadas de la memoria.

    Nuestra querida psiquiatra rusa determinó que la mente le asigna un valor de importancia peligrosamente bajo a las cosas que terminamos, cosas que, en un momento dado, fueron objetivos importantes, y que una vez concluidos pierden todo interés.

    Este "inconformismo" no es otra cosa que una necesidad de vivir, de volver a plantearse nuevos objetivos y de este modo llenar el camino de segmentos que nos separen de lo inevitable.

    Desconfiemos entonces de aquellos terroristas de la palabra que recomiendan un optimismo desmesurado. Poner el acento en la mitad vacía del vaso es un poco como luchar contra la resignación. Por supuesto, esa mitad llena debe ser motivo de júbilo y regocijo, pero sólo momentáneos. Para el hombre inteligente el vaso siempre está medio vacío; y no porque se sienta aterrorizado por la otra mitad, sino porque sospecha que al llenarlo acaso se encuentre demasiado cerca del final de su camino."**

    **Fue de mi propia subjetividad donde surgió convocar este fragmento de un profesor de filosofía para nada renombrado que su prestigio se mantiene oculto por su propia sombra. Me pareció sublime la apreciación de este autor en reposo de temáticas tan convencionales, pero transpoladas a un método mas académico, la hermenéutica que utiliza este filosofo transgrede la sencillez, pero su aprehensión, es la analogía de sus esbozos temáticos. Naturalmente es laudable su empleo y opte este material para otorgarles ya que es uno de los mas reflexivos que he sabido asimilar.

    Y a continuación una máxima de uno de sus mentores, para completar el concepto.

    El tiempo es la forma de conciencia de aquello que es la vida misma en su inmediata concreción que no se puede enunciar, sino solo vivir, es la vida, prescindiendo de sus contenidos. Greog Simmel.**


Log in to reply