Las Leyendas ( parte 1 )


  • Consejo de Banderbill

    Las leyendas

    Encontrando a Calat

    El cielo se veía estrellado, ni una nube estorbaba el hermoso resplandor que regalaba la luna esa noche de verano.
    Tres aventureros partían de Ullathorpe hacia los misteriosos y extensos bosques que rodeaban la ciudad.
    Horion , Yeilon, y Retu caminaban esquivando la espesa selva. Pisando una serpiente, Horion se empezaba a dar cuenta que se estaban perdiendo en el viaje.
    Salieron sin rumbo y ahora estaban perdidos. La luna se posaba sobre los tres luchadores neutrales.
    Horion y Yeilon eran paladines y Retu un asesino. Yeilon comenzaba a aburrirse - ¿qué tal si regresamos a la ciudad? - preguntó con hartazgo y cansancio.

    • No volveremos hasta hacernos más fuertes - contestó Horion.
    • Si no encontramos nada no mejoraremos nada - Replicó Yeilon.
    • Nunca podremos vencer a los más fuertes de Ullathorpe si no cooperamos entre los tres - Agregó Retu tomando a ambos por los hombros e incitando para que caminen. Pasaron 2 horas, el bosque tendía a ser infinito, a lo lejos podía verse una luz.
    • ¿Qué es eso que se ve allí ? - Preguntó Retu asustado .
    • Parece una fogata - Contestó Horion sonriendo.
    • Seguro hay gente, gente que vive lejos de Ullathorpe , vallamos allí - Dijo Yeilon apresurando el paso.
    • Espera Yeilon - Lo detuvo Horion. - Si son más de tres quizá no podrámos ganarles.
    • Vamos igual , salimos para esto , si morimos podremos resucitar de todos modos - Dijo Yeilon acercándose más al resplandor.
    • Tiene razón - Dijo Retu y los tres se acercaron más y más.
      Al llegar un hombre sentado en una piedra calentaba un pescado en el fuego.
      Se trataba de un anciano de barba blanca y cara desgastada, en su espalda llevaba una vieja y oxidada espada.
    • Es solo un viejo - dijo Yeilon en voz baja.
    • Parece que no nos ha visto - Dijo Horion.
    • Ataquemoslo - Dijo Retu confiado.
      Los tres salieron amenazantes de las sombras, y se pararon sosteniendo sus armas y escudos delante del anciano.
    • Viejo decrepito quien eres tu - Gritó Retu con voz firme y fuerte.
      El hombre levantó la vista de su fogata, miró a los 3 y volvió a clavar la mirada en el fuego.
      El viento sopló.
    • ¿ Acaso no me escuchaste basura? - Repitió Retu.
    • Quizá sea sordo. - Dijo Yeilon.
    • Me da igual - Dijo Horion y se lanzó contra el anciano empuñando su espada.
      La espada se dirigía directamente a la cabeza del hombre, pero este esquivó el espadaso en un instante sin que pudieran verlo moverse.
    • ¿ A donde se metió ? - Gritó Yeilon asustado.
      El anciano salió de atrás de el mirándolo de arriba a abajo con mucha curiosidad.
    • ¿Qué hace viejo estúpido? , ¡aléjese! - Gritó nuevamente Yeilon intentando golpear al viejo con su espada.
      Este se giró a la derecha y tomó por sorpresa a Yeilon , lo desarmó y lo tiró al suelo.
      Retu avanzó empuñando su daga, el anciano usó la espada de Yeilon para proteger el ataque, y luego golpeó suavemente a Retu con la espada que tenía en la mano.
      Horion volvió a lanzarse apresurado contra su oponente, este blandió la espada con firmeza dispuesto a eliminar al anciano, pero el viejo detuvo el ataque haciendo que las espadas choquen. Se miraron a los ojos, los marrones ojos de el viejo se cerraron y como si bailará tumbó a Horion al suelo.
      Retu quedó de pie mirando lo que sucedía. El viejo clavó la espada en una roca que había al rededor del fuego y volvió hacia su pez que estaba listo. Probó un bocado y dijo :
    • Qué delicia , que delicia este pez.
      Yeilon, Horion y Retu se repusieron y miraron asustados al viejo mientras este comía.
      El hombre terminó su cena, faltaban unas horas para que el sol vuelva a salir.
      Retu se acercó hacia el nuevamente, El anciano le clavó la mirada y este se paralizó del miedo.
    • so…solo quiero sentarme aquí - Dijo Retu sentándose en una de las piedras delante del viejo.
      Horion y Yeilon lo siguieron.
      El anciano se sentó delante de ellos . - Bien, ¿qué es lo que buscan aquí ? - les preguntó a los jóvenes
    • Buscamos poder - Contestó Yeilon.
    • ¿ Y matar a un viejo les dará más poder? - Preguntó sonriendo el anciano.
    • Pensamos que si - Dijo Horion - Después de todo , no hemos podido vencerlo.
    • ¿Quién es usted señor? - Preguntó Yeilon intrigado.
    • Solo me presento ante quienes se presentan a mi - Contestó el anciano.
    • Yo soy Yeilon , el es Horion y el Retu , ahora dígame , ¿quién diablos es usted? - Contestó Yeilon sin paciencia.
    • Mi nombre es Calat, el paladín legendario. - Dijo el anciano.
    • ¿ Paladín legendario ? - se preguntaron los tres a la vez - ¿De que legenda habla? - Dijo Horion curioso.
    • De una que se contaba en otras tierras más lejanas que quedan por el sur, soy todo lo que queda de esas aventuras. - Dijo el viejo cerrando sus ojos y apretando sus manos.
    • Cuéntanos tu legenda " Calat" - Dijo Retu entusiasmado.
    • No tengo recuerdos de nada de mi pasado, solo sé que vengo de allí y que he echo cosas grandes por los mundos, pero mi nombre ha sido borrado de todos lados, terminé en este bosque perdido, y por la magia de la inmortalidad no puedo morir.
    • Seguro está demente - le susurró Yeilon a sus amigos.
    • No lo creo, el pudo vencernos sin usar magia, quizá sea un dios o algo así el cual está perdido. - Dijo Retu, quien estaba emocionado.
    • ¿Hace cuanto que vives en este bosque Calat? - Preguntó Horion desconfiado.
      Calat lo miró y dijo : - Hace 450 años.
      Los tres se sorprendieron al oír ese número.
    • VEN MIENTE ES IMPOSIBLE QUE ALGUIEN VIVA TANTO, las personas mueren a los 100 años como máximo. - Gritó Yeilon poniéndose de pie - Está demente, mejor vayámonos de aquí.
    • Yo no estoy demente niño, estoy en estas tierras desde ese tiempo , soy inmortal, no puedo morir, solo envejecer muy lentamente por la maldición que me posee. - Le replicó Calat al desconfiado joven.
    • ¿ Maldición ? - Preguntó Horion.
    • Así es, no recuerdo bien quien fue que me hechizó , pero estoy maldito y ansío con mi vida despegarme de ello. - Dijo Calat poniéndose triste.
    • Y ¿cómo rompemos la maldición , usted lo sabe? - Preguntó Retu.
    • Derrotándome - Dijo Calat mirando a los 3 jóvenes esperanzado.
    • Genial, deje que lo derrotemos - Dijo Yeilon tomando su espada.
      Calat se puso de pie y desembainó su espada de su espalda , un fuego dorado cubrió todo su cuerpo y su ropaje viejo fue cambiado por una armadura oxidada y maltratada.
    • Os advierto, un verdadero guerrero no se deja vencer - Dijo Calat preparado para la pelea.
      Yeilon tiró de su espada pero esta no salía de la piedra donde estaba clavada.
      Calat dió un paso hacia Ellos y apagó la fogata con el pie.
      La desesperación invadió a los 3 muchachos. El legendario paladín se lanzó contra Horion empuñando la espada, el joven se protegió con su escudo, pero el golpe lo empujó varios metros para atrás, finalmente Yeilon sacó su espada de la piedra y se lanzó contra Calat, este puso su escudo delante del golpe de Yeilon y su espada se rompió.
    • Es imposible - Dijo Yeilon totalmente aterrado.
      Retu se arrodilló ante Calat y Clavó su daga contra el suelo. - No podemos vencerlo señor Calat, por favor entrénenos, queremos ser más fuertes , si uds nos entrena nos haremos invencibles y lograremos liberarlo de su maldición.
    • No. - dijo Calat , y se volteó hacía su cabaña. Antes de entrar se volvió hacia los 3 y les dijo - Solo hay una persona que puede vencerme , si lo encuentran será suficiente entrenamiento. Su nombre es Malvor y duerme en lo más profundo del sur de Nix.
    • Y ¿por qué no va usted por el , si tantas ansias tiene de romper la maldición?.
    • No puedo moverme a más de 100 metros de esta cabaña es otra maldición.
    • ¿Cuantas maldiciones tienes encima Calat? - Preguntó burlón Yeilon.
    • La persona que me hechizó me dió tres golpes antes de mandarme aquí, si muero , moriré por siempre y las maldiciones se romperán, pero no puedo dejarme derrotar, mi honor no me lo permitiría.
    • ¿honor? ¿qué es eso? - Preguntaron los tres jóvenes a la vez.
    • Es lo que los hará más sabios y fuertes. - dijo Calat entrando a su casa y Cerrando la puerta.
    • Nix queda a unos 30 Kilómetros al sur desde aquí - Dijo Horion mirando un mapa que sacó de su ropa.
    • ¿TENÍAS UN MAPA Y NO NOS DIJISTE NADA? - Dijo Yeilon gritando furioso.
    • Yo si lo sabía, pero te pones pesado y no queríamos regresar - Dijo Retu acercándose a Horion para mirara el mapa.
    • No está este sitio en el mapa. es una zona no explorada. - Dijo Retu extrañado.
    • Da igual, Vallamos a Nix, busquemos a ese tal Malvor y veamos que podemos aprender en este viaje.
      Los tres partieron hacia el sur caminando tranquilamente , desde la cabaña Calat los miraba mientras el sol iluminaba lentamente todo el bosque.
      Calat Se acercó a su cama, a su lado una mesa tenía un pergamino abierto el cual tenía escrito unas letras extrañas, y junto a el una fotografía de 2 jóvenes vestidos con armaduras reales.
      Calat tomó la foto y se quedó mirándola, - Malvor, al fin te volveré a ver.

    Continuará ! ....


Log in to reply