El origen - Dungeon Dragon



  • El calabozo del Dragón

    Aunque su procedencia es desconocida, quizá esta historia pueda ayudarles.
    Con la llegada del humano al continente las tierras y bosques comenzaron a poblarse de forma rápida y silenciosa, los granjeros separaban sus terrenos de los otros y las nuevas aldeas comenzaban a levantar sus negocios y edificios.
    Una familia en particular de apellido Oteren llegó a las tierras del sur. La misma estaba formada por el padre Eigh Oteren, la madre Magret Oteren y su hijo Altair. Con una carreta no muy nueva desembarcaron en el muelle de la gran ciudad; Banderbill. Caminaron por los bosques y los aldeanos que deambulaban todos con muy buena predisposición daban indicaciones de donde podrían asentarse. Un granjero en particular pensó que al este de la futura ciudad de Nix, llegando a un bosque con lobos podrían dejar todo su equipaje y poder comenzar una nueva vida.
    La familia caminó y luego de varios días llegó hasta el Bosque de Lobos, que tomó su nombre por la gran cantidad de éstos que había en el lugar… aunque la mayoría de las personas que había llegado al continente asesinaban a estos animales para adquirir sus pieles.
    Caminando por la orilla, la familia Oteren divisó una casa prácticamente terminada, algunos detalles en las paredes no parecían importarles. Al ingresar notaron que la casa estaba vacía pero tenía la particularidad de que había un portal... desconocido para ellos aún. Pensaron que lo mejor sería mantenerse lejos de el mismo aunque éste emanaba una energía extraordinaria, como si los estuviese invitando a ingresar en él.
    La familia entera se metió pues no dejarían a nadie sólo y se sorprendieron que al otro lado había un lugar completamente enorme y vacío. La tranquilidad no duró mucho hasta que unos Beholder notaron su presencia, la familia corrió horrorizada hacia el sur escapando de éstos pero su velocidad era superior y no tardaría en alcanzarlos. Llegando casi a la pared sur del lugar encontraron un portal y desesperados corrieron para ingresar pero una criatura milenaria llamó toda su atención, el enorme Dragón Rojo.
    Corriendo entre las patas de ésta temible criatura alcanzaron el portal pero una llamarada enorme que salió de la boca del mismo arrasó con Eigh y Magret dejándolos hechos cenizas. Altair logró traspasar el portal y fue llevado al exterior de la casa.
    Su vida no fue fácil desde ese entonces, aunque trabajó como soldado de Tancredo Hijo y con mucho esfuerzo y trabajo consiguió ser un caballero respetable.
    Hoy su lápida recuerda a los transeúntes del muelle de la ciudad de Nix, que Altair de Oteren no sólo fue un hombre generoso y de honor, sino que también fue descubridor y cartógrafo de la guarida del Dragón.



  • Me encanto tu relato. Relatas muy bien, tenes muy pocas faltas de ortografia. Tenes un gran rol. Segui escribiendo que la verdad tenes un don para esto!



  • Muy bueno compañero, no era mentira cuando eramos gm en otras tierras y me contaste que jugabas ah calabozos y dragones eh jajaja, un groso!



  • Sos un crack en esto jaja


  • 👑 Ejército Real 👑 Consejo de Banderbill

    Muy bueno jajaja, me llevó el relato, mientras iba leyendo me iba imaginando todo jajaja, no tengo idea de relatos pero el tuyo me gusto, saludos 😄 Espero otro !


  • Equipo de Soporte MOD

    La verdad otro y lindo relato que nos dejas!
    Cada uno de los relatos que dejaste me dio como más a la historia de cada npc/lugar.


Log in to reply