Handal Vinland



  • Esta es la historia de un personaje creado en una mesa de Rol en la que actualmente juego,
    quería compartirla ya que me gusto mucho como quedo, mas adelante subiré las demás partes!

    Mi nombre es Handal Vinland y actualmente soy un Paladín de la Alianza de las Auras. Pertenezco al equipo "Legados de sangre", y día a día sobrevivo a aventuras, misiones, y sobre todo, a mi compañeros.
    Actualmente ellos son: Linux, Martin, Ulffric, Newho, y por ultimo a Xaron, pero más que simples compañeros, ellos son mis más cercanos amigos.

    Sin embargo, hoy no vengo a contarles mi vida diaria, sino, a contarles mi pasado.

    31 de Marzo de 1409, Aldea Carrera Blanca.
    Un Elfo de aproximadamente 1,80m de altura, piel oscura, y bien vestido, acababa de llegar de un largo viaje a Carrera Blanca. Recorriendo la aldea en busca de una posada, notó que había un pequeño disturbio en la zona central del pueblo, al acercarse a mirar, una hermosa mujer humana discutía con un hombre grande y fuerte, que acusaba a la extraña de haber robado su mercadería a la venta. El joven elfo, con valor y firmeza, ordeno al hombre callar sus gritos, y hablar civilizadamente… pero el hombre, no quiso.
    14 de febrero de 1414, una hermosa mujer humana dio a luz a un niño, pero este, no parecía de la misma raza, sino, un elfo.

    Handal----->
    Cuando tenía 6 años, pasaba mucho tiempo solo en casa...
    Mi padre había partido a la guerra de goa, Sam estudiaba en la academia, y mi madre tenía que trabajar todo el día.
    Yo para no aburrirme, solía tomar los libros que Sam traía cada tanto a casa, e intentaba leerlos letra por letra, aunque no los entendiese muy bien.
    Un día, al despertar en la mañana, Sam olvido un libro sobre la mesa, este parecía brillar muy tenuemente en un color dorado, pero no sabía si realmente brillaba o solo estaba muy dormido para verlo con claridad, solo recuerdo que me llamo tanto la atención, que decidí llevarlo a mi pieza y empezar a leerlo. Cuando Sam llego a casa, sintió una presencia extraña en la pieza de su hermano, y al entrar rápidamente, pego una pequeña sonrisa, mientras una lagrima caía de sus ojos. No lo entendí muy bien hasta ahora, mi FE había comenzado a brotar.

    Al cumplir los 11, con los chicos del pueblo solíamos jugar seguidamente en la plaza, siempre hacíamos pequeñas batallas entre “los buenos y los malos”, dictábamos reglas de combate, y con unas armas de madera que nos prestaba un guardia del pueblo, nos divertíamos mucho.
    Un día, mientras que jugábamos todos, se escucharon gritos venir desde la taberna, vimos guardias correr hacia allí, y luego de unos minutos, salir a un hombre manchado en sangre y con una bolsa de oro bajo el brazo. Los niños a mi lado huyeron rápidamente a sus hogares mientras que el hombre se acercaba hacia la salida del sur. Yo, solo pude quedarme parado frente a él con una espada y escudo de madera gastada en mis manos, el hombre me sonrió y pasó junto a mí sin decir nada, mientras que un rastro de sangre lo seguía. Al recorrer unos pocos metros más, escuche gritar a Sam desde el centro de la plaza, “Alto ahí imbécil”, mientras se acercaba con su daga favorita en las manos. Poco después, un combate que no podía seguir con mis ojos se libró entre ellos dos, yo inmovilizado por el miedo veía a ambos sangrar por el duelo que se libraba delante, Luego de una variedad de movimientos de ambos, el hombre se abalanzo sobre Sam, tirándolo al suelo e incapacitándolo brevemente. Durante un segundo, dude si ayudar o no a mi hermano en su combate, me consumía la idea de no poder hacer nada por el mientras que era lastimado o peor aún, asesinado por un ladrón. Para cuando termine de pensar en las probabilidades de éxito de Sam, ya tenía el cuchillo enemigo golpeando mi escudo, mientras que protegía a mi hermano en el suelo.

    Fin de la Parte 1


Log in to reply