La fuente de nuestros principios



  • **La fuente de nuestros principios

    Primeros pasos

    Muchos de los que lean estas líneas saben lo que es rol, pero también habrá muchos que no tienen ni idea. Es bueno primero dejar en claro que el rol puede definirse tan fácilmente como “ponerse en los zapatos del otro”. No hablamos de actuación, hablamos de eliminar todo lo que hay a nuestro alrededor para situarnos exclusivamente en el ámbito de nuestro personaje. Lo único necesario es buena voluntad y un poco de imaginación.
    Uno puede partir de ser un cazador escondido en los arbustos esperando a su presa, a un sabio clérigo profetizando su religión a sus camaradas.

    Rol significa interpretar un personaje, transmitiéndole emociones y sentimientos.

    ¿Cuál es tu identidad?

    Tu personaje es tu creación; es tu interpretación de rol; es un aventurero; un héroe ubicado en un ambiente medieval en búsqueda de gloria y fortuna; es un sangriento mercenario, o quizas un simple comerciante. Allí puede encontrarse con otros personajes y unirse en aventuras y batallas, luchando contra bestiales criaturas y/u otros seres, o cualquier situación que desees.

    En un juego de Rol, debemos procurar inventar un trasfondo a nuestro personaje, para de esta manera determinar por qué bando peleará, al igual que fijará sus aliados y enemigos. También acorde a su personalidad podrá saber cómo conversar con ellos estando en ambientes seguros.

    Alineamiento

    La alineación de nuestro personaje se refiere a los ideales y principios que lo guiarán a lo largo de su vida. Esta característica está estrechamente vinculada con su raza, su clase, su historia y sus influencias, que lo dirigen hacia un determinado sendero de la vida.

    Encontramos de esta manera cinco alineamientos básicos en el juego: real, neutral legal, neutral, neutral malvado y caótico.

    • Real
      Respeta y comparte los ideales y principios de su soberano, el duque de Banderbill. Intenta ahuyentar el mal que exista en el mundo y defiende a los pobres aldeanos y habitantes de las tierras de su rey. De ser necesario, dará su vida por sus ideales y hasta por proteger al indefenso.
    • Neutral legal
      Sigue los ideales básicos del eje del bien, es decir, que su interés fundamental recae sobre la carencia y hostilidad hacia el mal en su persona y la de otros seres.
    • Neutral
      Sus ideales son propios. No siguen ninguno en particular más que los que ellos decidan y su indiferencia hacia los demás es harto notoria. Ni el mal ni el bien preocupan su alma y mente, por lo que depende de su voluntad determinada el seguir un camino u otro.
    • Neutral malvado
      Si bien no sigue los ideales del demonio, comparte ampliamente el interés por gobernar el mundo y que todos los seres estén a sus pies. La maldad reinará en sus corazones e intentarán demostrarlo e infundirlo en todo ser que se presente ante ellos.
    • Caótico
      Sus vidas están guiadas y penetradas por el mal y la ambición de poder y sangre que les infunde el demonio o su malvado rey. El miedo, dolor y angustia es el objetivo principal que buscan generar en aquellos que no sigan sus pasos, y aún en estos si llegase a temblar su pulso.**

Log in to reply