Caida De Un Guerrero.



  • Era un día claro hermoso, reluciente, se ecuchaba el cantar de las aves, mis sentidos estaban al maximo, pero de todos modos conservava la tranquilidad.
    Me ataron de manos a la espalda y cadenas entre mis puños, entre a un tunel un tanto lago al final se veia una luz y se escuchaban voces furiosas de gente, seguia caminando y recordava mi vida, la cual fue presiosa y la vivi muy bien, tenia la edad de 25 años era un guerrero de la Armada Real fiel siriviente del rey, que bellos días, al seguir caminando llegue a la luz, entre a un coliseo romano era enorme nunca habia visto semejante cosa era algo espelusnante que me ponia la piel de gallina este coliseo estaba lleba de gente que habitaba la ciudad oscura y alrededores pero fieles del demonio, todo era confuso, pero seguia tranquilo, caminaba mientras escuchaba a la gente solo decir un nombre un bello nombre el cual me traia bellos recuerdos, pero que quizas seria mi fin, mi cabeza solo se dirigia hacia el cielo, viendo las nubes blancas como las praderas en las que solia jugar cuando era pequeño, ese resplandesiente blanco me recordava las obejas que solia cuidar mi padre, al caminar mis sandalias se llenaban de arena al dar mis largos pero sigilisos pasos como si tuviera miedo, mis ojos tan resplandesientes que mucha gente le gustaban pero en especial a ella, mi pelo que se movia al compas del viento que pasaba por mi pecho recoriendo mi alma y corazón, seguia caminando mientras la gente solo repetia ese nombre, ese nombre tan bello que me hacia pensar y recapasitar de los echos ocurridos pero que volveria a repetir una y mil veces.
    En las gradas se veia una pequeña especie de balcon en el cual se podia ver una bella dama de tamaño promedio de piel trigeña como la leña de tejo, entre paños y tunicas blancas, seguia caminando mi cabeza siempre en alto, subi por una especie de escenario montado en el medio de la arena, mi piel comenzaba a sudar, el viento dejaba de soplar cada vez, mi corazon latia a mil por hora, pero mi tranquilidad era siempre la reina, asi fue como uno de los hombres me desato de brazos y piernas, puso una soga alrededor de mi cuello, y en ese momento fue cuando dije el nombre del cual la gente pronunciava tanto, el mismo nombre de la bella dama de aquel pequeño balcon, la misma dama cual mis sentimientos hacia vibrar y hacia en mi mente revoloteba… ese nombre era.. "Inti"....
    Asi entre gritos de la gente, dejaron caer el piso el cual me sostenia... dejandome colgado ante la gente que arriavaba el echo ocurrido...



  • This post is deleted!


  • Muy lindo relato, seguí así.



  • Ta bastante linda, pero como que le falta una introduccion o algo.
    Y el final es asi como muy seco.

    Iggual muy linda


Log in to reply