Medel y rosada a las piñas!



  • En el escenario que se plantea en Boca no queda espacio para alimentar un fuego interno. Sin embargo, en este ambiente donde se escuchan silencios, esta vez dos futbolistas protagonizaron una pelea en medio del entrenamiento. De un lado Gary Medel, del otro Ariel Rosada. Titulares, en esta práctica a cargo de Roberto Pompei, frente a un combinado de suplentes. Un roce, una discusión con insultos y manotazos entre ambos. La escena, en la que el surgido de inferiores lo tira al piso al chileno, dura hasta que el entrenador interino se mete a separarlos para luego tomar una decisión: Rosada, que probablemente iba a tener un lugar en el banco, quedó afuera de la lista de concentrados. ¿Medel? Será de la partida en su debut ante Arsenal.

    En el ensayo a puertas cerradas en Casa Amarilla estuvieron presentes el presidente Jorge Ameal, el vicepresidente segundo José Beraldi, el secretario Rómulo Zemborain y el vocal suplente Marcelo London. Todos, aunque sin realizar declaraciones, minimizaron el hecho y lo entendieron como "un espíritu de renovación en las expectativas de los jugadores". Por eso, como Pompei dispuso empezar de cero (para ello sumó a los separados por Abel Alves: Paletta, Gunino, Krupoviesa, Prediger, Marino y, justamente, Rosada) la lectura que se hace es la motivación por querer demostrar ante los nuevos ojos de quien conduce. ¿Si hubiera pasado con Alves? Aunque no lo dicen, especulan con que la situación lo habría desbordado.

    Mientras Boca resuelve el nombre de quien será el sucesor de Alves y Pompei se hace cargo del asunto, los jugadores también definen su continuidad más allá de junio. En ese sentido, tanto Medel como Rosada -protagonistas de nuevos chispazos en el plantel- viven realidades diferentes aunque a los dos se les termina el vínculo al finalizar el Clausura. Por el chileno, Boca tiene la posibilidad de renovar el préstamo por otro año, a cambio de 300 mil dólares (al margen de la opción de compra de 2.500.000 dólares por la mitad del pase). Es casi un hecho que el héroe del superclásico (anotó los dos goles para el 2 a 0) siga en el plantel. ¿Rosada? Sin lugar con el entrenador anterior ni buenos rendimientos cuando le tocó ser parte, todo indica que no seguirá vistiendo la camiseta de Boca.

    En la formación que puso Pompei de cara al partido del lunes ante Arsenal jugaron: Javier García; Ibarra, Muñoz, Morel Rodríguez, Monzón; Medel, Erbes, Chávez; Riquelme; Gaitán y Palermo. Cinco modificaciones respecto del equipo que cayó en Santa Fe, 3 a 0, ante Colón. La primera medida fue darle otra vez el arco a Javier García, quien había tenido un altercado con Alves en el último partido, cuando el entrenador lo había mandado al banco de suplentes en lugar de Josué Ayala. Otro que regresa tras la lesión en los pocos minutos disputados ante River -el día de la suspensión por lluvia- es Hugo Ibarra, que jugó en lugar de Breyner Bonilla. Además, Medel entró por Jesús Méndez, Riquelme (cumplió con la fecha de suspensión) por Matías Giménez y Nicolás Gaitán por Federico Insúa. De esta manera, el interino intenta recomponer a un equipo que no juega ni gana.

    Más allá de las nuevas ideas que bajará Pompei en estos días donde, se espera, el equipo pueda levantar el nivel hasta la asunción del entrenador oficial, en Boca la mañana despertó con otro altercado. A puertas cerradas, pero, como siempre sucede, con filtraciones en un grupo que anda a los tumbos. Que Rosada lo haya tomado del cuello y tirado al piso a Medel para pegarle se adjunta a una lista de elementos en los que el club no detiene su marcha hacia el escándalo. ¿Si es una calentura del juego? Es posible? ¿Si es una manera de expresar los problemas internos? También es cierto. Así anda Boca, ahora a las piñas.

    ! http://www.servicios.clarin.com/notas/jsp/clarin/v9/galeria/galeria.jsp?notaId=2087983&mtmTipo=Imagen&mostrar=1295370


Log in to reply