Babel.



  • _Era un día como cualquier otro, el sol resplandecía bajo lo que parecería ser un hermoso día de verano, era la fiesta de Kalhuar, en mi pueblo natal, se celebraba el 25vo aniversario de la fundación del pueblo, a manos de Kalhuar y un pequeño grupo de campesinos que pudieron sobrevivir a la guerra que arrazó prácticamente con todo. De un puñado de polvo pudieron edificar una pequeña pero no menos importante civilización.
    Salí a buscar leña y algunas flores para decorar el paso, la felicidad alumbraba nuestro pueblo y todos deberíamos ayudar a que eso siga manteniéndose así.
    A pesar de mis quince años me adentré al lúgubre y espeso bosque que escondía nuestro pueblo, el miedo no me atacó hasta entonces, por alguna extraña razón ese día estaba tan contento que nada podría sacarme la sonriza de mi cara, o al menos, eso pensaba.
    me encontré con unas criaturas, pero gracias a mis poderes mágicos y con la daga de mi padre, que se la robé sin que se enterara, pude matarlas sin problemas, no quise hacerlo, pero no me quedó otra salida.
    Encontré la suficiente leña, y en el camino pude recojer algunas flores que eran hermosas, el camino de mi casa a la plaza central sería hermoso, todos se pondrían tan felíz al ver tantos colores exóticos, y esos olores que pueden hacer sonreir hasta el mas gruñon! Mi felicidad crecía aún mas pensando en eso y en los dulces que podría llegar a comer. Mi madre era una reconocida médica, que tenía la habilidad para poder curar hasta el mas agudo dolor solo con una dulce melodía, mi padre era un poderoso caballero, al servicio del rey, pero retirado ya.
    Solo me tropesé, tan solo ese instante fue en el que esa nube de fuego cubrió hasta donde la vista me llegó. El calor era abrazador, las criaturas corrían despavoridas hacia donde estaba yo, y lo único que pude hacer era subrirme y rezar que tantas foraces bestias no me tocacen con sus garras o estaría acabado, en el día de Kalhuar!.
    La sonrisa se había borrado de mi cara, y corrí hacia esa explosión. El calor cada vez era mas intenso, como si estuviera dentro del sagrado volcán Kroxis siendo abrazado por el Fénix que allí yacía según las antiguas creencias. Seguí corriendo, algo me impulsaba a eso, no podía dejar de correr, cortando la densa malesa con la daga, y no sabría decir si mi cuerpo corría por si solo o era el temblor que recorría mi cuerpo.
    Llegé hacia donde el fuego era oriundo, estaba en mi ciudad, no lo podía creer, la ciudad entera convertida en cenizas, y las pocas casas que todavía quedaban en pie se desplomaban poco a poco, las lagrimas se evaporaban casi al instante de salir de mis ojos, las flores se habian marchitado hace mucho, la leña se carbonizó casi al instante, solo pude arrodillarme inmovilizado, esperandon que el fulgor maligno termine con el último pueblerino. Cerré mis ojos, me desmallé, no podía respirar, sentía que mi cuerpo se derretía, una luz rodeó mi brazo, eso fue todo lo que sentí.
    Me desperté, estaba en una cama, en una habitación muy bien lograda, no había daño alguno, pero no ví a nadie al rededor mio. Salgo afuera, estaba en una colina, no pude divisar nada conocido, ¿Dónde estaba? ¿Cómo llegé ahí? No entendía …
    Escuché pasos entre la malesa, el día no ayudaba a esconderme, ya que seguía demasiado claro, ¿Cuanto tiempo habría pasado .. ?

    • No te preocupes, no te haré daño.
    • ¿Que … Qui .. Quién eres? ¿Por .. Por qué estoy aquí? Por qué ... ARGHH!!
      Solo eso pude decir que caí desplomado al piso, miré mi brazo y no podía creer lo que tenía … Era como si fuera parte de mi carne!! La daga de mi padre estaba fusionada con mi brazo, dejando mi mano abajo de la hoja de la daga, no entendía ... No ..
    • Tu pueblo fue arrasado, tus familiares y amigos .. Todos fueron quemados y formaron parte de una nueva … Vida ...
    • ¿Cómo? ¿A qué te refieres con una nueva vida? ¿Por qué tengo adosada esta daga? ¿Cómo es que..
    • Wow, son demasiadas preguntas jaja …. Dejame contestarte todo, pero primero entra a la casa, aquí no estamos seguros...
      Su tranquilidad me inquietaba y enfurecía mas a la vez, no podía entenderlo, pero decidí entrar, ya que no sentí una maldad en su interior.
    • Mi nombre es Wolke, soy un mago al servicio del rey, estaba en búsqueda de un ex compañero de tropas, cuando a metros de tu pueblo ví la masacre … Llegé tarde, y no pude salvar a nadie, ni con mis poderes pude salvar a la gente, el poder que se usó para hacer dicho desastre era inreíble, y pude entender que era de solo una persona. La persona que hizo eso es un gran mago al servicio de las sombras, con único fin de conseguir las armas sagrados para despertar el poder de los Dioses: El escudo de Ra, la daga de Hércules, el báculo de Artemisa, el martillo de Thor y el zafiro de Poseidon.
      Se decía que en tu pueblo estaba la daga de Hércules, y así era, sin embargo no pudo conseguirla ni aún destruyendo el pueblo entero ...
    • Es imposible! Mi pueblo era humilde, no había tesoros ni guerreros ocultos, todos nos conocíamos entre sí y sabíamos quienes eramos cada uno!
    • No, te equivocas .. Y en tu brazo está la prueba. La daga que tienes en tu brazo derecho es la daga de Hercules que te había comentado, pero al estar pegada a tu cuerpo no pudo quitartela, debería haberte matado, y ahí es donde yo interferí..
    • Pero, ¿Acaso no habias dicho que no tenías poder suficiente para defender a nadie?
    • Así es, pero al ver tu daga, invoqué un hechizo que solo puedo usar en uso de un elemento sagrado .. Es por eso que con solo estar cerca tuyo pude lograr invocar el poder característico de Hércules, y con eso ahuyentar temporalmente al mal, el tiempo suficiente para transportarnos a otro lado mas seguro. Y aquí, en mi casa, hay una barrera que nos hace invisibles a los campos mágicos, solo quién haya estado adentro al menos una vez puede verla. Y tu, camarada, eres el primero que entra.
    • ¿Y por qué no me dejaste morir con mis amigos y mi familia!? ¿Por qué es que me salvaste la vida? Yo no quiero vivir sin mis amigos ni mi familia! No quiero una vida vacía sabiendo que soy el último de mi especie!
    • ¿Estás seguro de lo que dices? Tu padre así no lo hubiera querido …
    • ¿Y cómo sabes tú de mi padre? ..
      Interrumpió mis preguntas buscando algo en el interior de su túnica, sacó un pequeño medallón de oro, no muy pesado, pero parecía muy resistente. En su exterior tenía el símbolo de un ojo, y nunca hubiera estado preparado para lo que estaba adentro..
      Con la curiosidad de un bebé recién nacido descubriendo por primera vez el mundo que lo rodea, abrí ese medallón y se vino a mi mente todas las batallas de mi padre, el poder que tuvo alguna vbez, la decisión, los hombres que loa dmiraban y sobrevivían a todas las batallas que luchaban con él, su orgullo, su honor, su fortaleza. Hasta la imagen de cuando yo era pequeño y él me cargaba en brazos alzándome a la luz de Apolo, diciendo unas palabras que no llego a escuchar, pero sabiendo que es un sortilegio de buen augurio, una frase que alegra mi corazón, nuevamente.
      Vuelvo a la realidad, el medallón se cierra, me siento raro… Nuevo ...
    • Espero que ahora lo entiendas. Mi nombre es Wolke, soy un mago integrante de los cuatro grandes, fiel al rey y a la justicia, con tu padre y dos personas mas conformamos el mayor poder existente a manos del rey, luchamos fieramente en todas las batallas, gracias a los poderes de los dioses. La daga que poseía tu padre, el báculo en mi poder, y otros dos elementos a manos de nuestros compañeros… Sin embargo el tiempo hizo que nuestros dos compañeros, que ya eran ancianos, murieran dignamente, y al sabes eso, escondieron sus armamentos en lugares remotos sin decirlo a nadie. Tu padre mantuvo su daga consigo para usarla cuando sea el momento. El rey ordenó dejar las armas en una habitación con solo acceso de nosotros, pero tu padre no accedió, y ante eso se exhilió del reino, para mayor seguridad. Yo estuve al lado del rey todo éste tiempo, con el báculo guardado, y solo lo saqué para venir a buscar a tu padre y decirle que era el momento.
    • Pero … ¿Por qué no usaste el poder de tu báculo para alejar el mal? Has dicho que con eso fue suficiente, ¿Por qué usar mi daga?
    • Las armas han perdido su poder por el uso, puedes notar un pequeño cristal dentro de cada arma, eso es el alma encerrada del dios que protege dicha arma, y eso con el tiempo se desgasta, pero cuando se encuentran dos dioses cerca se potencian, y sus poderes crecen mas de lo que es uno solo. Las armas fueron forjadas por los mismos dioses y han librado cientas de miles de batallas, llevándose consigo las almas de esos luchadores y encerrándolas en sus armas, respetando al contrincante y haciéndolos parte de su poder para siempre. Esas armas llegaron a manos de los humanos y .. El resto es historia ..
      La historia ahora tenía sentido, y en mis lágrimas estaba la verdad. Mi padre debía ser vengado .. No … No debía ser vengado, debía ser ajusticiado. Su alma descansa en ésta daga, lo sé, y por eso voy a destruir a quién se atrevió a matarlo.
    • Ahora es tu decisión. Puedes unirte a mi y tratar de destriur al mal o puedes seguir tu camino, siendo libre de hacer lo que quieras, pero con el peligro de tener el arma adosada a tu cuerpo.
    • Si, lo sé. En mi brazo descansan las almas de mi padre, mi madre, y de todos los pueblerinos compañeros, no deben haber sido matados en vano, te acompañaré, daré hasta el último hálito de mi vida con el fin de alejar a todo el mal que queja a estas tierras. Me enseñaron lo que es el camino correcto, no defraudaré las memorias de mi padre ni las de los guerreros que hacen a esta daga única.
    • Eres tal como tu padre, osado pero con un sentido de la justicia extraordinario. Muy bien, yo te entrenaré el tiempo que estemos juntos, y lograré hacer lo mejor que pueda, por el viejo Margor, por el rey, y por todo lo que es bueno en estas tierras. Pero ahora dime, ¿Cómo te llamas?
    • Mi nombre ya no tiene importancia .. Desde ahora me llamo Kalhuar._

    Esto no es todo, la historia recién comienza.

    Es lo que me salió, estaba escribiendo sin haber pensado antes, en otras historias lo seguiré. Se me extendió DEMASIADO xD



  • Lo bueno:

    -Extensión
    -Variedad
    -personajes
    -diálogos

    Lo malo:

    -Faltas de ortografía, fundamental cuidar eso.
    -Puntuación de comas.
    -Repetición de palabras como flor, pueblo o hermoso al comienzo del relato. Luego de la mitad en adelante se corrijen muchos de estos errores.

    ¡Un saludo, espero la continuación!



  • **Como me cautivan la historias fantásticas extensas.
    Fuera de estar literalmentebien o mal escritas, con o sin ortografía, de flojo o intenso argumento, denotan un gran interés de voluntad por crear algo de la nada. Algo que más tarde planta sus propias raíces y pueda seguir extendiéndose junto a la voluntad su creador (ya se profetisa una continuación de la historia…epa).

    Que siga ^^**


Log in to reply