DIDRAKO: El bien y el mal.



  • Conocida la naturaleza del Elfos Oscuros y su tendencia malévola me dispongo a relatarles mi peculiar historia…

    Mi nombre es Dídrako y nací en el seno de un clan guerrero Drow en la ciudad de Logos, en las cavernas más tierra adentro de nuestros dominios. Mi clan logró el ascenso al poder mediante la destrucción de otros y así ganando posición en el escalafón social Drow. Hoy dia, los KunekFein se encuentran ubicados y reconocidos como el tercer clan más poderoso de Logos.
    Desde mi nacimiento mis tutores supieron una diferencia en mi espíritu. Un aura violácea rondaba mis ojos y calificaba mi persona como alguien…"especial". Algunas de las sacerdotisas acusaron ésto de herejía y lo tomaron como un presagio de los Dioses...querían elminarme. Sin embargo, la matrona del clan decidió que yo debía vivir. Pocos varones habían en el clan y nobles menos aún.
    Fue así que me desarrollé en la sociedad Drow, crecí y fui entrenado a la par de los guerreros de los KunekFein. Aprendí sutilezas de la nobleza y la llamada "Decepción Drow"…
    Pasados mis 16 años fue momento de la prueba de fuego: convertirme en hombre para mis pares y para mí mismo. Entonces, partí a la superficie en busca de lo que habian solicitado las sacerdotisas: El grimorio de un paladín real…
    Avancé por cautela por todo el túnel de salida que pocos recorren, eliminé sin problemas trasgos, insectos gigantes y algunos pequeños orcos que hurgaban en los lindes de las cavernas. Ya en donde me encontraba no existía magia Drow que protegiera ni alarmara de intrusos…aquí debía valerme por mí mismo.
    Luego de uno o dos días de expedición alcancé la superficie. Mis ojos violetas recibieron el calor de la luz solar con desagrado, haciendo que deba mantenerlos casi cerrados durante todo el tiempo diurno. Igualmente luego de un tiempo descubrí que mi debilidad por la luz solar no era tan grave como la de mis congéneres.
    Atravesé los prados de la región y me alimenté de algunas pequeñas criaturas a las cuales llaman liebres. Observé a los Humanos, a los tan detestados Elfos, a los gruñones Enanos y a los místicos Gnomos a través de mis viajes. Siempre ataviando túnicas, capuchas oscuras y moviéndome por las noches. Reposando en tabernas de mala muerte y hablando lo menos posible…mi presencia no era grata, lo sabía, y me lo hacían notar a menudo.
    Transcurridas algunas semanas de mi emergimiento al mundo de la superficie alcancé las Tierras del Reino Humano. En mi paso tuve la oportunidad de entablar algunos combates contra bandidos y algunas arañas gigantes similares a las de Logos (aunque más pequeñas). En uno de esos enfrentamientos conocí un guerrero, su nombre era Kugfar y pertenecía al ejército del Rey…era un paladín.
    Al parecer este Paladín contempló todo mi combate, apreciando mis técnicas raciales y mi habilidad con la espada…yo..estrañamente... no lo había percibido.
    Al concluir la lucha conmigo como vencedor Kugfar se hizo notar y saludó con toda su cortesía, pregunto por mi nombre y por mis razones en esas tierras. Mi respuesta fue concreta, le dije que venía a por un paladín como prueba final de mi aprendizaje.
    El Paladín me observó extrañado y concluyó que no habitaba el mal en mi y que el podría ayudarme si yo lo permitía. Me hablo del Rey, de su Dios y de los motivos que movían sus intereses. Hizo hincapié en mi naturaleza y la forma de ignorarla..y, lo más importante…habló de otros Elfos Oscuros enlistados en su ejército.
    La charlá duró horas, le pregunté por los otros Drow, por su Rey…sentía una cierta vinculación con su ética, su moral..con sus propósitos...sentí que con esa forma de vida lograría mucho más...
    _Luego de eso caminamos juntos, Kugfar y Dídrako por las cercanías de la Capital del Imperio de los Humanos, nos hicimos algo que ellos llaman "amigos" y decidí ver de qué se trataba…como sea, en Logos nadie se preocuparía si regreso o no...

    León Dídrako_



  • Final inesperado.. Estuvo muy buena, pusiste palabras bastantes detallosas, también creaste nuevos nombres que no están en el juego, lo único el final, fué inesperado, y según se vio se hizo fiel a la armada real.
    Em.. estaría bueno que continuara =D
    Suert ; )



  • mui interesenta, linda historia



  • _Gracias por los cumplidos, Me gustaría oír la opinión de alguno de los conocedores del tema en el foro también…

    Un saludo_



  • Es una historia que si bien no tiene tanta acción, lo compensa muy bien con la descripción de los echos y los sentimientos, nos sitúan en lo que sintió el personaje y se puede leer claramente como es su carácter.
    Excelente historia, seguí así que tu historia suena interesante 🙂

    Salu2.



  • **Que lindo ver como los lectores de Salvatore desarrollan la historia de los Elfos Oscuros, tomando prestadas algunas de sus lineas para entretejerlas en nuevos relatos y roles a interpretar. Personalmente es uno de mis escritores favoritos del género, me alegra saber que esta Comunidad tiene muchos miembros que comparten el gusto 😄

    Si bien el argumento es prácticamente idéntico que el del famoso Drizzt, la breve modificación y adaptación al Argentum es bastante buena. Se deja leer muy bien ^^**



  • _Era mi intención Burni, me alegro que alguien haya podido captarla y me alegra más aún que compartamos gustos. La verdad de "el elfo oscuro" pude leer sólo "La morada" puesto que no consigo el 2do ni el 3er libro, no asi con todo el resto de Dragonlance. También gracias Wisy por los cumplidos, me gusta escribir y es la primera vez que lo hago para gente desconocida, me satisface mucho ver comentarios. Leí por ahí que tienen torneos de relatos o algo así, quizás aprticipe en alguno si me veo motivado….

    Saludos

    Edito: aclaro que esto lo escribí buscando la relación con Salvatore pero no con el libro al lado, sino recordando y adaptando con memoria y creatividad_


Log in to reply