Algo que estoy escribiendo



  • **A principio de año (dos semanas) se me ocurrió ponerme algunas metas para cumplir en el desarrollo de éste. Entre ellas se encontró escribir algo de 150 páginas. No tardé mucho en estas vacaciones en encontrar un lindo tema (por decir lindo, ya que en realidad es algo angustiante y triste) del cual si me ponía las pilas podia exprimir esas 150 paginillas.

    Sin embargo, no es mi objetivo hacer 150 hojas de mierda, y pedorras, sino que sea algo que este bueno y guste, al menos a mi y a algunos más.

    No voy a poner todo lo que llevo escrito, van 10 páginas, sin embargo voy a poner un poco más de 1.

    Antes de bajar la mirada y comenzar a leer tengan en cuenta que puede afectar la sensibilidad de alguna gente, más aun si quien me lee ahora, es un niño de 12 añitos que viene a jugar al argentum, o una madre de 45 que viene a ver que carajo son estas páginas en el historial del hijo en lugar de haber un petardas, o alguna cosilla de esa indole.

    Advertidos,

    P.D: Disculpen por la falta de sangrías, pero la verdad, no se como carajo funciona ese boton de sangrías, así que decidí no usarlo.**

    –----------------------

    **I
    La nariz ganchuda y arqueada de Rodríguez pasó, esnifando fuertemente, sobre una montaña fantasmal de polvo blanco la cual fue desapareciendo a medida que su cabeza pasaba por ella. Dando una fuerte cabeceada, y un duro movimiento de su mandíbula, fijó los ojos en la habitación, no pudiendo suprimir una sonrisita torcida que le causaba el humo de marihuana proveniente del cigarro que mantenía firmemente sujetado en su mano izquierda. Una voluta de humo salía de este, formando espeluznantes formas que generaban un poderoso temor a Rodríguez, quien, en el estado en el que se encontraba, no distinguía el humo de los monstros verdaderos (o quizá meramente mentales) que lo perseguían día y noche. Cierto era que Rodríguez estaba cerca de tocar fondo, su ascendente adicción a la cocaína le causaba problemas, y sus pulmones se quejaban por las noches, emitiendo roncos gemidos que no hacían más que arraigar sus ganas de fumar un cigarro más. Tanto de tabaco, como de marihuana.

    Su boca se fue de su control unos segundos, dando fuertes mordidas a la nada, horrorizado Rodríguez intento cerrarla, pero no pudo, y al hacer fuerza con su mandíbula, no hizo más que hacer que el bizarro espectáculo fuera aun más horroroso para quienes lo rodeaban.

    • ¿Juan?¿Estás bien? Mandibuleaste muy feo recién, che…
    • No te preocupes – le contestó Rodríguez, - no es nada.

    Rodriguez mentía, cierto era que él estaba preocupado por su horroroso estado: Sentíase caer por un pozo negro. Sentía como un fiero lagarto le partía el alma en mil pedazos mediante precisos mordiscones que le propinaba, procurando hundir sus incisivos hasta el fondo de su conciencia, no dejándole poder mental siquiera para coordinar sus movimientos y poder servirse otro vaso de cerveza.

    • ¡Dale boludo, me volcaste toda la cerveza encima!
    • Discúlpame Agus…
    • ¡Qué Drogadicto de mierda que sos, hermano! – los ojos de Agustín Echeverría centellaban en la oscuridad, mirando maliciosamente como Rodriguez pasaba un trapo a duras penas por la mesa, fallándole al charco debido a su deplorable estado mental.
      – Deja Juan, deja, no pasa nada.

    Rodriguez le dirigió una mirada agradecida, e intento nuevamente hacerse frente al lagarto que ahora reinaba su mente, ahora acompañado de un fiel ejercito de Vodka y Clonazepam, que le ayudarían seguramente a esclarecer su mente de tanta oscuridad que la tupía. Aunque la realidad es que en el fondo Rodriguez sabía que esta penumbra que lo agobiaba y no le dejaba pensar con claridad no era producto de la cocaína, ni de la penosa y nada sana vida que venía llevando desde hacía años. Sin embargo, Rodriguez logro disipar un poco la niebla y se puso de pie, dispuesto a buscar otra cerveza a la heladera cuando sintió un fuerte dolor en sus rodillas. No era un simple dolor, no. Sentía un dolor agonizante que lo inundaba y lo cegaba. Cayó redondo al piso, y golpeo su cabeza contra una de las patas de la mesa. Desde allí miro hacia arriba para encontrarse con la cansada y enojada mirada de Echevarría, quien se limito a mirarlo. El rosto de Rodriguez lo traiciono una vez más, y dejándose ceder a la marihuana, comenzó a arquear las puntas de la boca, profiriendo una lastimosa sonrisa a Echevarría, cuya cara hizo lo mismo y pronto ambos llenaban la habitación de estridentes sonidos provenientes de los abismos desdentados que hacían llamar boca.

    • De que se ríen ustedes dos manga de… - comenzó a decir a un chico que se encontraba sentado en un rotoso sofá de tela verde del otro lado de la habitación, cuya cara extenuada se unió a sus estridentes alaridos ni bien la marihuana pudo tomar control también de él.

    Ese chico se llamaba Manuel, de cara ancha y generalmente turbada por algún problema personal. No se andaba con rodeos, su tabique torcido y cejas interrumpidas eran irrefutables muestras de su fiereza, y la manopla de su bolsillo, era tan solo el plato de entrada que servía antes de desenfundar el facón que llevaba escondido en su cintura, bajo su gran campera de cuero. Sin embargo, siempre y cuando uno conociera a Manuel, este era un ser más bien de naturaleza tierna, le gustaba recitar poemas, si bien, completamente angustiantes, nihilistas y muchas veces existencialistas, eran una destacada muestra que detrás de ese facón, se escondía una pluma, y una mente ingeniosa para las palabras.

    Rodriguez se levanto y miro el sofá donde se encontraba Manuel, y a su lado, había lo que podría haberse confundido por un bulto de ropa: una chica de corta edad, con el pelo teñido de rojo y su cara vuelta al respaldo del sillón, el cual enseñaba una mancha oscura, que era seguramente producto de un vomito de la muchacha. Vestía una remera larga con un escudo parecido al norteamericano en la espalda, y una inscripción en letras grandes y claras que decían “RAMONES”, que le llegaba hasta tapar sus nalgas, debajo de eso contaba de unas calzas negras que adornaban sus largas piernas que acababan en un par de botas que se asemejaban a un leopardo. Sumado eso a la cantidad de pintura que tenía sobre su cara, parecía, indudablemente, una prostituta. Rodriguez se acercó a ella y la empezó a mover lo más gentilmente que podía, tan pasado como estaba de drogas. Finalmente la muchacha se desplomo y quedo de cabeza con medio cuerpo colgando del sofá y sus resplandecientes botas aun sobre el sillón, dejando a la vista un pequeño bolso blanco, del que Rodriguez sacó un paquete de cigarrillos, un encendedor y cincuenta pesos, los cuales se guardo en el bolsillo de atrás de su pantalón. Encendió un cigarro mientras pasaba la mano por el pelo parado en forma de cresta de Manuel, todavía le hacía parecido a un puercoespín. Nuevamente, esto desemboco en una larga carcajada a la cual los otros dos se unieron sin saber porque, guiados ciegamente por la marihuana que aun contenían en su organismo.

    Estrepitosamente la chica cayó al piso, golpeándose fuertemente la cabeza, lo que hizo que los otros siguieran riéndose aun más fuerte, la chica se levanto, refunfuñando y sujetándose fuertemente la cabeza. Rodriguez podría haber jurado ver una lagrima descender por su dulce rostro disfrazado de callejera.

    • ¿Qué paso…donde estoy? – le costaba articular las palabras, y se detenía varias veces vacilando largamente antes de escupir las próximas silabas. -¿Manuel? ¿Qué hora es?
    • Las cuatro, nena.
    • ¡Ay no! ¡La puta madre! – grito la chica, ahora ya librada de su vacilación, como si lo anterior hubiera sido parte de una bizarra comedia. – ¡Mi mamá me va a matar! ¡Ay no! ¡Ay no!
    • Tranquila – le dijo Manuel con una mirada que Rodriguez adivinó como pervertida – quédate acá un rato más, de tu vieja te ocupas mañana. – le paso la mano por la espalda y la sujeto de la nalga izquierda, atrayéndola hacia él.

    Rodriguez miraba la situación cavilando, mientras un hilo de baba descendía por su mejilla, dándole un aspecto realmente mongólico a su rostro. Sus ojos parecían atraídos a la pervertida situación, a Manuel introduciendo su lengua hasta la garganta de aquella nena, queriendo ella negarse e irse con su madre, mientras sus gruesos dedos jugaban con las partes intimas de ésta, quien no tardo en subirse a su regazo y continuar el beso. No podía creer como una niña, de apenas trece años, delicada, escuálida y hermosa como era esa chica, estuviera subida al regazo de un gordo drogadicto cuatro años mayor que ella, y dejándose tocar sus partes más intimas por él. No podía creer, como había el mismo llegado a estar consumiendo cocaína en una horrible pensión, viviendo con tres otros hombres, manteniendo esporádicas relaciones sexuales con niñitas atraídas por su supuesta rebeldía, por su fiera actitud frente a la ley y por su desprecio hacia la vida. No entendía como había cambiado los libros escolares y las perfectas calificaciones por una pensión inmunda y una bolsita de cocaína. No entendía como había llegado hasta ahí.

    • ¡Juan! – un grito de Agustín lo saco de sus horribles reflexiones y lo atrajo a lo que realmente quería en ese momento. – Queda una línea Juan, toda tuya.

    Rodriguez se inclinó sobre la línea de cocaína, mientras veía por el rabillo de sus arruinados ojos como la nena estaba ahora, no solo permitiendo tocarse, si no tocando ella misma las partes privadas y más inmundas de Manuel, aspiro fuertemente por la nariz y empujo su cabeza adelante, sin embargo, no llego siquiera a la mitad de la enorme montaña que se extendía por la mesa, si no que esta vez, el lagarto de su interior, arranco fuertemente todos sus miembros, y se dejo desfallecer sobre la mesa, viendo como poco a poco, Agustín y su cara de horror, las sucias paredes de la pensión, y la cara lasciva de Manuel recibiendo sexo oral se iban desvaneciendo, al igual que su conciencia, la cual caía por un abismo enorme, en cuyo fondo se encontraba el lagarto abierto de fauces, esperando su alma para devorarla y vomitársela de regreso, más ennegrecida y destrozada que nunca. Esperando.**



  • _Leí el primer parrafo no más,
    Quisás dsps lo lea,

    Pero posteo para felicitarte xq está piola q quieras escribir algo.
    Y q lo compartas acá._



  • waw vos escribiste eso?
    ta bueno bastante bueno, como muestra la vida de rodrigues y como alguien puede arruinarse almenos yo lo veo asi
    yo que vos aria algo pa que lo publiquen en algun diario o pregunta en la biblioteca de tu colegio
    mmuy bueno



  • Muy bueno tommy, es una mira muy fuerte de toda la realidad, es muy fuerte leer todo eso, te genera una imagen mental terrible.
    Me copa pork contas todo con una dureza tremenda, lo cual hace mas fuerte el texto.
    Me gustaria seguir leyendo, si me pasas el psd, digo el .txt (arre) lo leo ocmpleto porque me gusto bastante, mas que nada cuando es mi nombre el ke aparece en el personaje de un punk pervertido de mi edad, el cual se peina asi medio feacho =P

    Mis felicitaciones!



  • wow chabón, no sabía que escribias tan bien.
    igual te advierto que escribir 150 páginas no es nada fácil. Más de una vez intenté escribir una novela, : S, y siempre las abandono antes. Lo máximo que llegué a escribir en un mismo cuento fueron 11 páginas, un policial, y no daba para más. Además tenes que pensar todo muy bien, y organizarte muy bien. Yo con las 11 páginas que te digo ya me perdí totalmente, me costaba bastante encontrar una parte específica para corregirla o pegarle una ojeada. Y lo peor (me pasó a mi por lo menos) es que cuando escribis, yo q se, 20 páginas, ya te hartas, te hartas totalmente y preferís empezar otra cosa y mandas todo a la mierda. jej.
    te deseo buena suerte y si vas escribiendo más, andá posteando que está muy bueno.



  • **@'[t:

    Om,,;881445']_Leí el primer parrafo no más,
    Quisás dsps lo lea,

    Pero posteo para felicitarte xq está piola q quieras escribir algo.
    Y q lo compartas acá._

    Gracias 🙂

    @x:

    waw vos escribiste eso?
    ta bueno bastante bueno, como muestra la vida de rodrigues y como alguien puede arruinarse almenos yo lo veo asi
    yo que vos aria algo pa que lo publiquen en algun diario o pregunta en la biblioteca de tu colegio
    mmuy bueno

    Gracias :). Pero tampoco para ser así de irreal, no creo que me publiquen nada en ningún diario. Anyway, muchas gracias por la estima que me tenes 🙂

    @Gegen.:

    Muy bueno tommy, es una mira muy fuerte de toda la realidad, es muy fuerte leer todo eso, te genera una imagen mental terrible.
    Me copa pork contas todo con una dureza tremenda, lo cual hace mas fuerte el texto.
    Me gustaria seguir leyendo, si me pasas el psd, digo el .txt (arre) lo leo ocmpleto porque me gusto bastante, mas que nada cuando es mi nombre el ke aparece en el personaje de un punk pervertido de mi edad, el cual se peina asi medio feacho =P

    Mis felicitaciones!

    Ahí te mando un mp con mi msn manu, muchas gracias 🙂

    @Nevermore:

    wow chabón, no sabía que escribias tan bien.
    igual te advierto que escribir 150 páginas no es nada fácil. Más de una vez intenté escribir una novela, : S, y siempre las abandono antes. Lo máximo que llegué a escribir en un mismo cuento fueron 11 páginas, un policial, y no daba para más. Además tenes que pensar todo muy bien, y organizarte muy bien. Yo con las 11 páginas que te digo ya me perdí totalmente, me costaba bastante encontrar una parte específica para corregirla o pegarle una ojeada. Y lo peor (me pasó a mi por lo menos) es que cuando escribis, yo q se, 20 páginas, ya te hartas, te hartas totalmente y preferís empezar otra cosa y mandas todo a la mierda. jej.
    te deseo buena suerte y si vas escribiendo más, andá posteando que está muy bueno.

    Gracias, vos también escribis bien, me parece que ya te lo dije alguna vez que leí algo tuyo, si no, here it is. 🙂

    Si ya se, yo también colgué millones de veces en proyectos grandes. En este momento llevo 10 páginas y sigo bien pila escribiendo y volcando todo todo, y cuando no, me dedico a corregir, pero más superficialmente, por lo que seguro se observaran algunos errores en lo que postee más arriba. Igualmente me hice un esquema, tengo varios hechos en común que llevan al desarollo de la historia y lo voy uniendo con diferentes "monologos catarquicos" de los personajes, así mismo lo que postee acá, es una especie de prologo, y la historia empieza realmente en la siguiente parte/capitulo, unos 2 años atras, (Igual a las peliculas que comienzan por el final/medio, ejemplo, Dare Devil y Fight Club) para envolver más al lector.**



  • Muy buena la historia tomy, genial sinceramente muy buena. La verdad que estas relatando una vida "comun" de un pibe de esta época, con la crudeza justa. Muy buen laburo, tambien la redacción y la forma de contarlo son muy buenas.

    Única cosa que no me gusta es el apellido Rodriguez, pero bueno es típico argento asi que le da mas realidad todavia a la historia.

    Te felicito che, muy buen laburo.

    " una inscripción en letras grandes y claras que decían “RAMONES”, que le llegaba hasta tapar sus nalgas"

    jajajajaajajajaja



  • Che la verdad que me encanto.Postia mas si poodes.Me gusto mucho,en serio.Se me pasaba a los pedos la lectura.Saludos ys egui asi



  • Ta muy bueno eh. Segui escribiendo.


Log in to reply