"Érase una vez…" relatos completos [LittleMan~; ganador 2]



  • **Erase una vez un lugar tan pero tan frío al norte, donde el hielo reinaba en los páramos mas sombríos del continente. Una tierra oscura habitada por mercenarios, negociantes y asesinos a sueldo con habilidades extremas, un lugar difícil de encontrar pero aun mas difícil de salir con vida. Claro esta que la vida en aquel lugar era menospreciada, enanos y humanos convivían en medio del odio y la venganza, cualquier otra raza no era bienvenida, se trataba de la tierra del exilio. Muchos se preguntaron como fue que Alphina fue a parar ahí, y mas aun, que ocurrió exactamente.

    Todo comenzó con un simple viaje, Alphina era una druida de cabello oscuro, devota a los dioses y demasiado sencilla para ser elfa. Estaba acompañada por su compañera, la chaman Niv Mizzet con la cual compartían todo tipo de aventuras, ella tenia una melena dorada inconfundible, todo el continente había escuchado su nombre y conocía sus habilidades, habían rumores que la culpaban de absorber el poder de grandes magos. Juntas tenían un objetivo: El Norte, algo imposible de creer para sus amigos cercanos, como iban a poder salir con vida de ese viaje si eran dos elfas? Y mas sabiendo que no tenían instinto asesino, la verdad es que era otro el objetivo de Niv Mizzet.

    Primero comenzaron con Arghal, Alphina quedo maravillada con la cantidad de criaturas que habían allí, desde hermosas tortugas gigantes hasta sigilosos tigres, todo obra de la hermosa naturaleza. El puerto de Arghal es conocido por tener la red de viajes mas completa de todo el país, solo alcanzaba con un permiso para viajar tanto a la Isla Esperanza como al Norte, Niv Mizzet conocía a un viajero llamado Friji Ofgla, nombre proveniente del sur. Este viajero tenia una hermosa galera, la mas rápida y la única que iba a al Norte todos los meses, el acepto ayudarlas sin ningún tipo de preguntas, conociendo a Niv Mizzet quería mantener las dudas.

    Después de un viaje tranquilo llegaron, vistiendo pieles viejas y gastadas para pasar lo mas desapercibido posible, claro esta que si alguien las descubría la muerte seria rápida. Alphina tenia fe en sus dioses, el Protector de Elfos Falanthir y la Diosa de la Luna Netvelen, mientras que Niv Mizzet solo confiaba en ella misma. Todo marchaba bien hasta que llegaron a las tierras de los osos polares, mientras Alphina trazaba los mapas para llevarlos de nuevo a sus tierras Niv Mizzet se perdió en la niebla con un grito de dolor inconfundible, en la desesperación, Alphina guardo rápidamente todos sus objetos e invoco a uno de sus tigres para poder encontrar cuanto antes a su compañera. Pensó que era tarde cuando escucho voces en simultaneo cantando lo mismo: "Pervenira reginae succubi, pervenira reginae succubi" una frase difícil de comprender pero que inspiraba terror. Al bajarse de Sharot, su tigre, fue corriendo a ver que pasaba, una enorme llama se alzaba alumbrando gran parte del lugar y delatando decenas de hombres con sangre en el rostro. Fue allí cuando la vio, Niv Mizzet estaba vistiendo una túnica oscura, y pronunciando "Accipe munusculum", Alphina se dio cuenta que era una trampa, su compañera la había traicionado y quería ofrecerla como sacrificio. Alphina al desconocer tácticas de combate no tuvo otra opción que invocar a sus criaturas, tigres y osos empezaron a despedazar a los hombres que se encontraron en el lugar pero poco a poco la estaban alcanzando, fue allí cuando Niv Mizzet desato la furia del Cthulu, un enorme demonio con aspecto de hombre, ella sabia que se acercaba el final.

    Después de muchas oraciones, Alphina se estaba quedando sin recursos, fue allí cuando se rindió. Sin entender el por que le estaba ocurriendo esto decidió ir hacia Niv Mizzet, entre risas, esta le respondió que su único objetivo es conquistar las 10 clases, debía hacer ofrendas al Cthulu a cambio de poder. Al empezar con el sacrificio una enorme luz apareció delante de ambas, un pelo gris oscuro y una enorme capa definían a Falanthir, sus primeras palabras fueron dirigidas hacia Alphina: -Tranquila, este era tu destino; sin mas comenzó la batalla, el Semidios debía enfrentar al Cthulu con el poco poder que tenia. Podía detenerlo? Hablando de fuerza el Cthulu tenia una ventaja, al ser un demonio no podía ser manipulado por dioses ya que contenía sangre de Loatheb, el arcángel desterrado. Entre golpes y poderes seguían allí, Falanthir estaba ganando la batalla y unos segundos antes de matar a su enemigo le pregunto: -Que te trae aquí? , el Cthulu aprovecho el respiro y le arranco el corazón al Semidios en cuestión de segundos, Alphina no podía creer lo que estaba ocurriendo, su corazón dejó de latir y sintio un dolor horrible en la parte baja de las costillas. Niv Mizzet la miró y le dijo: -Hasta aquí has llegado querida amiga, mi nombre es PRODITOREM.

    Esta historia prevaleció por muchísimos años, algunos habitantes creen que es un mito, otros piensan que Alphina vive en el corazón de algún Tigre arghaliano, la verdad es que no siempre el bien es el triunfante.

    FIN.**
    GLOSARIO:
    "Pervenira reginae succubi, pervenira reginae succubi" = Reverenciamos a nuestra Súcubo.
    "Accipe munusculum" = Acepta esta ofrenda.
    "Proditorem" = Traidora.



  • Muy bueno Little!!! me encantó!!! "Alphina vive en el corazón de algún Tigre arghaliano"



  • No podía esperar a leer la otra parte, me había quedado con las re ganas ayer!
    BUENISIMO !

    "Alphina vive en el corazón de algún Tigre arghaliano"

    Como el usuario de arriba, yo creo que esa parte cautivo un poco T-T

    ! Bien ahí FRIJI OFGLA como el mas rápido del sur con las minas eh, gracias ( ; ajajaj


Log in to reply