Espíritu de dragón.



  • Espíritu de dragón es una historia propia que hice hace muuucho con tiempo libre, no me considero un buen escritor así que espero les guste la historia, leanla con detenimiento y comenten a ver que les pareció.

    Espíritu de Dragón.

    -Uff, ya estoy cansado de esta rutina, siempre es lo mismo, ¡flotamos por horas y no conseguimos hayar nada!.
    -Tu tan impaciente como siempre Gormae -Le respondió su hermano mayor, Alvard- picarán cuando deban picar, sólo espera, todo esfuerzo trae una recompensa.
    -Pero ya estoy cansado y hambriento hermano, y nuestra madre debe estar preocupada.
    -Está bien, creo que es mejor regresar, además está oscureciendo y las aguas se están poniendo turbias -Afirmó mientras su barca se mesía sin cesar-.
    Así, sin haber tenido suerte en su arduo día de pesca, deciden los jóvenes pescadores regresar a tierra firme, donde su madre los estaría esperando con una apetitosa cena. Pero de repente el cielo se pone más y más oscuro, las aguas comienzan a ponerse sospechosamente turbias, y la nave apenas lograba mantenerse.
    -¿Qué está pasando? -Preguntó el hermano menor, asustado.
    -¡No lo sé!¡Sostente del mástil, apresurate!
    Ninguno de los dos entendía lo que sucedía
    -¡Debe ser una pequeña tormenta, -Tapada su voz con el sonido del agua chocando la madera de la barca- ya pasará!
    Pero el intento de reconfortar al pequeño Gormae no funcionaba.
    -¿Será verdad? ¿Será posible?
    -¿De qué hablas? -Preguntó asombrado Alvard por las palabras de su hermano menor.
    -No crees que sea cierta la leyenda, ¿Verdad?
    -Eh? No, Gormae, esos eran solo cuentos que nos leía nuestra madre antes de dormir, esto debe ser solo una tormenta!
    Pero repentinamente todo se calmó, el agua paró de moverse turbiamente, el barco por fin flotaba en paz, aunque el cielo seguía sin mostrar rastro de luz alguno, las nubes negras dominaban el cielo, y Alvard recordaba los cuentos de su madre.
    -¿Lo ves? Una tormenta pasaje…
    De repente, una silueta gigante levanta una gran ola que por poco da vuelta la barca de los jovenes pescadores, seguido de el grito desesperado del pequeño hermano menor:
    -¡Ah! ¿Qué fué eso?
    -¡No lo sé! ¡Sostente!
    Se complicaba la visión, una espesa niebla cubría el mar, todo lo que podían ver era esa gigante silueta…
    -¡Te lo dije! ¡Era verdad! Hermano, ¡Tengo miedo!
    -¡No temas Gormae, todo saldrá bien! -Exclamó atemorizado.
    "Entonces, todas las historias de nuestra madre eran ciertas, en verdad existe el…" -Pensaba Alvard
    -¡Alvard! ¡Es el leviatán!
    El niño gritaba desesperado al ver al fin claramente la cara terrorífica del mounstruo legendario, una especie de reptil que; según la historia de los aldeanos de su respectiva aldea; atacaba barcos pesqueros y se comía su tripulación.
    Aterrorizado, el pequeño Gormae se aferra fuertemente al mástil del barco y del brazo de su hermano al mismo tiempo.
    Sus gritos de terror sólo se disimulaban tapados por el grito desgarrante de la bestia, que según la leyenda, solía aturdir y confundir a los viajantes.
    Los pescadores se creian perdidos, la bestia comenzaba a morder su mástil y a levantar el barco empujandoló metros de distancia.
    Mordía y rompía las partes del barco como si fueran de papel, sus dientes parecían ser filosas rocas del tamaño de medio hombre, solo viendo su cuello y cabeza salir del agua, la bestia parecía medir al rededor de 5 metros de largo.
    Sus ojos eran profundos y terroríficos, dejarían paralizado de temor al más valiente con solo verlos. Su piel era escamosa y parecía que estuviese recuvierta miles y miles del más fuerte de los caparazones de tortuga.
    El terror abundaba a los jóvenes, el barco comenzaba a hundirse y el mounstruo comenzaba a impacientarse y quería acabar con ellos.
    Lanzó una mordida feroz tratando de atrapar a uno de los hermanos, pero en su lugar solo consiguió despedazar otro poco el barco,
    ya que estaban protegidos debajo de la cabina del timón.
    Pero ya no les quedaban esperanzas, se encontraban descubiertos y en peligro.
    -¡Gormae!
    -¿¡Qué, Alvard!? -Gritaban desesperados-
    -¡No temas! ¡Presiento que vamos a salir de esta!
    -¿¡Pero como!?
    El leviatán lanza otra mordida, y cuando los pescadores creían que llegaba el fin, todo se calmó, el mounstruo se detuvo a centímetros de su cara, quieto, como si estuviese petrificado…
    -No teman, jóvenes pescadores, están a salvo ahora. -Una extraña voz que les dió seguridad-
    Mientras el mounstruo se encontraba en la misma posición, sin poder mover un músculo, comenzaba a hundirse en las profundidades y el cielo a despejarse…
    -¿¡Qui.. quién eres!?
    -Vengan, suban a mi barca, los llevaré de regreso a tierra firme.
    Allí estiraba su brazo para ayudarlos a subir, un anciano con una barba larga de un color peculiar, coincidía con el naranja de su cabello, y Alvard llegó a notar que sus orejas eran punteagudas en sus extremos superiores.
    Confíados y por todo el miedo que habían pasado, decidieron subirse sin dudarlo…
    El anciano estaba vestido de manera muy extraña, tenía puesto un sombrero que convinaba con el color de su cabello.
    Tenía una túnica de color azul con un escudo de un águila en su pecho, y poseía un bastón que le llegaba a los hombros, con una especie de decoración en su extremo superior.
    -Muchas gracias señor, por habernos rescatado de ese mounstruo. -Muy agradecido y aliviado exclamó el pequeño.
    -¿Sabe usted que era eso? -Preguntó Alvard.
    -No hay porqué hijo. Si, era un Leviatán, ¿acaso tus padres nunca te contaron sobre él?
    -Si lo hicieron, pero creí que era un sólo una leyenda.
    -¿Leyenda? Hijo, tu no sales mucho de tu casa, ¿verdad?
    -No en realidad, solo salíamos hasta no muy lejos de tierra firme a pescar.
    -Entonces veo que has tenido suerte, verás, hay todo tipo de bestias salvajes y peligrosas que rondan por el mundo, el Leviatán es uno de ellos, y suele estar en las zonas donde abundan los peces.
    Alvard, se calló, asombrado.
    -Hemos llegado -Exclamó el anciano misterioso.
    -¡Oh santo cielo! Aquí están, están a salvo, ¿No vieron la tormenta que había? ¡Deberían haber llegado antes!
    -Estamos a salvo, mamá, gracias a este señor.
    -Oh muchas gracias señor, ¿le gustaría pasar a cenar con nosotros? Hace frío y ya oscureció.
    -Se lo agradecería mucho señora, necesito recargar provisiones, si no le molesta…
    Y el misterioso anciano entró a la humilde morada de los jovenes, una casa situada a la orilla del peligroso mar, con un hermoso muelle, y se sientan a cenar.
    -¿Cuál es su nombre, señor? ¿Qué es lo que le hizo a ese mounstruo? -Pregunta Gormae curioso.
    -Gormae, no seas grosero, estamos cenando, dejalo tranquilo.
    -Haha, no, está bien! Te contaré con gusto. Mi nombre es Volzom, soy un hechicero y formo parte de la Armada Real.
    -¿Hechicero? ¿Armada Real?
    -Veo que eres curioso. Si, soy un hechicero, controlo mi mana y puedo lanzar toda clase de hechizos, lo que le hice a ese mounstruo fué paralizarlo. La Armada Real es un ejército formado para proteger al Rey y a nuestras tierras de las fuerzas del Caos.
    -¿Qué son las fuerzas del Caos?
    -La legión oscura, son las tropas enviadas por el demonio, humanos y todo tipo de bestias, entrenados para matar y destruir. Pero no te asustes, siempre mantenemos el orden, se han desatado muchas guerras, y más allá de todas las perdidas que hemos tenido, siempre hemos enfrentado con valor a las tropas del Caos, y dominado ante el mal.
    -¡Quiero ser un Hechicero como tú!
    -No digas estúpideces Gormae -Dijo Alvard.
    -No son estúpideces, para nada, puedes serlo si es lo que deseas. Solo necesitas mucha concentración y mucho tiempo de práctica para poder controlar tu mana. Luego solo necesitas aprender a hablar el antiguo idioma de Morgolock para lanzar los hechizos, tomará tiempo, pero puedes lograrlo.
    -¡Enseñame por favor!
    -Lo siento, no puedo, debo partir en la mañana, pero puedo dejarte estos viejos escritos, fueron hechos hace muchos años, por mis ancestros, que vivían en las tierras de Morgolock, para que los estudies.
    -¡Muchas gracias señor!
    -De nada pequeño Gormae, iré a descansar que mañana debo partir…
    A la mañana siguiente, el anciano partió, y sin despedirse retomó su camino, mientras los jóvenes descansaban.
    -Oye, Alvard
    -¿qué quieres? -responde el hermano mayor adormitado
    -¿Crees que pueda ser un hechicero como él algún día?
    -No lo sé Gormae, somos simples pescadores, necesitas mucho tiempo para convertirte en uno.
    -Eso no importa, ¡verás que lo haré, verás que lograré controlar mi mana!
    -Como tu digas -respondió el esceptico- ahora dejame dormir que en unas horas debemos levantarnos.
    Alvard, nunca creyó que sea posible controlar su mana, aunque las historias del hechicero Volzom lo había dejado sorprendido y con todas las ganas de convertirse en un Guerrero de la Armada Real.
    Así continuó la vida de los jóvenes pescadores, la misma rutina no volvió a ser la misma, no volvieron a enbarcarse mar adentro y ya pasados diez años de la visita de aquel misterioso anciano, Gormae seguía con sus esperanzas de convertirse en un joven hechicero…
    -¿Sigues con esos escritos?
    -Si, creo que ya se convirtieron un pasatiempo. -Respondió meditando y estudiando los escritos que aquella vez le dió Volzom, el gran hechicero.
    -Han pasado diez años, deberías tirarlos.
    -No, solo los guardaré de recuerdo, nunca olvidaré ese día.
    -Ni yo, pero vamos, apresurate que debemos volver al mar.
    Así sin miedo, decidieron volver a adentrarse, una de pocas veces en diez años, en las aguas turbias de aquel tenebroso mar…
    Horas de una pesca satisfactoria, hasta que los pescadores deciden regresar.
    -Será mejor que regresemos, ya tenemos lo que buscabamos.
    -Está bien, despliega las velas y volvamos.
    Regresando, la historia se repite, los hermanos comienzan a sospechar al sentir que el barco se mesía más de lo común, al ver como el cielo se oscurecía y una espesa niebla recubría toda la cubierta de la nave…
    -¡No puedo creerlo! -Exclamó Gormae al ver un par de tentáculos gigantes que se asomaban por los costados de su barco.
    -¡Es un Kraken! -Afirmó Alvard.
    -¿Qué dices hermano?
    -Es un Kraken, desde aquella vez estuve explorando los bosques e investigando las "leyendas" de nuestra madre, he descubierto todo tipo de criaturas, ¡Esta es famosa por destruir los barcos pesqueros y deborar a la tripulación!
    Aterrado, Gormae quedó petrificado, en su mundo, sin saber de que forma actuar.
    -¡Gormae! ¿Estás bien? ¡Te necesito aquí, aferrate del mástil!
    El hermano menor estaba desvanecido, mientras la bestia comenzaba a abrazar con sus interminables tentáculos la nave de los pescadores.
    El ya no tan joven pescador, recordaba aquella vez en el incidente con el leviatán, recordaba al anciano hechicero que nunca iba a olvidar, por el cuál él meditaba cada mañana y leía los antiguos manuscritos que le había regalado.
    En ese momento, un tentáculo se dirigía directamente a Gormae, con afán de aplastarlo y su hermano le grita:
    -¡Gormae! ¡¡Cuidado!!
    En ese momento el hermano menor reacciona, recuerda las palabras del hechicero cuando apareció aquella vez, solo se le ocurrió levantar la mano y gritar a toda voz…
    -¡Hoax VORP!
    Alvard, atónito y aliviado por lo que acababa de ocurrir, abrazó a su hermano que cayó desvanecido al suelo, acababa de conjurar un hechizo de parálicis, el mismo hechizo que aquella vez utilizó el hechicero de la Armada Real.
    -¿Do.. Donde estoy?
    -Al fin despertaste hermano mío, ¿no recuerdas nada de lo que ocurrió?
    -¿De qué hablas?
    -Del incidente que tuvimos hace unas horas en el nuestro barco.
    -¡Es cierto! ¡Nos atacó esa críatura! Pero… ¿Qué ocurrió? ¿Y por qué estamos aquí?

    • Fuiste tú, nos sacaste de esa.
      -¿Yo?
      -Paralizaste a la bestia, ¡lograste conjurar un hechizo!
      Gormae sorprendido, comenzaba a recordar, se sentía débil, pero estaba muy feliz por lo que había logrado, sus esperanzas por ser un hechicero habían regresado.
      A la mañana siguiente, al levantarse de una profunda noche de sueño, Alvard, mira por la ventana y ve a su hermano meditando, como había sido todas las mañanas en los pasados diez años, pero esta vez era algo diferente. Corrió afuera a ver de cerca a su hermano.
      -¡Gormae, qué haces!
      Sin obtener respuesta alguna, debido a la concentración de su hermano.
      Alvard estaba sorprendido por lo que veía, un extraño aura de un color rojizo se desprendía de su cuerpo, el pasto a su al rededor ondeaba a la vez junto con el extraño esplendor que se desprendía de su alrededor, la tierra volaba, y él seguía tan calmado como siempre que lo veía meditar.
      -¡AAAaaahhhh!
      El grito desesperado de una mujer se oye a lo lejos y desconcentra a Gormae de su meditación.
      -¿Qué fué eso? -preguntó Gormae.
      -Go.. Gormae, acabas de…
      En ese mismo instante Gormae se adentra corriendo al bosque, de donde provenían los gritos de terror de una chica joven.
      -¡Sueltenme!¡Por favor! -Suplicaba la chica, capturada por dos extraños seres.
      -No, tu vendrás con nosotros, nuestras órdenes son las de capturarte.
      Al llegar, los hermanos logran ver a dos personas encapuchadas, ambos vestidos de la misma manera, una túnica roja con un escudo que no llegaban a distinguir desde la distancia.
      Uno de ellos era de una tez oscura, y Alvard llegó a distinguir en ambos, las mismas orejas punteagudas que vió aquella vez en el hechicero que los había rescatado…
      -¡Sueltenla! -Exclamó Gormae.
      -No Gormae, dejala -Susurró su hermano- ¡vamonos de aquí!
      -¿Quién osa impedirnos cumplir las ordenes del Lord?
      -Suelten a la chica, ¿quienes son ustedes?
      -Haha, ¡No seas insolente! ¿No sabes quienes somos?
      -¡Somos enviados de nuestro amo y señor, del gran Lord, del Demonio!
      Gormae, recordando las historias del hechicero se da cuenta…
      -¿Ustedes son de la Legión Oscura?
      -Veo que si sabes quienes somos, ahora vete, no molestes o sufrirás las consecuencias.
      -¡Auxilio -Exclamó la joven siendo tomada por los malvados seres.
      Mientras los desertores de la paz se alejaban, Alvard sabía que su hermano estaba enojado, sabía que iba a hacer algo de lo que se podía llegar a arrepentir.
      -¡No, Gormae!
      Pero sin hacer caso a las palabras de su hermano, Gormae grito fuertemente una vez más…
      -¡Hoax VORP!
      Una gran ola de luz rodeó a uno de los soldados del Caos petrificandoló por completo.
      -¿Pero que..? ¿Qué haces? ¡AN HOAX VORP! -Removiendo el hechizo que Gormae le había lanzado.- Lamentarás haber hecho eso!
      En ese momento uno de los malvados grita otras palabras que Gormae conocía sólo por haber leido los escritos de Volzom…
      -¡EN VAX ON TAR!
      Siendo golpedo fuertemente por una bola de fuego, Gormae cae al suelo y queda casi inconsciente.
      -Psss, no duró nada. Vamonos. -Le dice uno de los malvados a otro.
      Gormae, tirado en el suelo, malherido, recordaba sus ansias por convertirse en un hechicero, al lanzar nuevamente el hechizo para paralizar, se dió cuenta que tenía la capacidad de controlar su mana. Hizo un esfuerzo para levantarse, pero Alvard, notó que no era el mismo, su cuerpo se iluminó por un aura nuevamente, pero nunca como antes, era un aura de color azul, brillaba y la tierra se levantaba a su al rededor.
      -¡Detengansé! -Gritó nuevamente el valiente hermano menor
      -¿Así que te has levantado? ¿Quieres más?
      -¡Dejen a la chica en paz!
      Alvard estaba atónito, no podía creerlo, ese no era su hermano, sus ojos estaban poseídos por odio, rencor, su mirada era profunda, tanto que penetraba su alma, del solo verlo le daban escalofríos, tenía miedo de lo que su hermano menor se había convertido…

    Continuará…



  • Me gustó, anclaste muy bien el juego al relato y está bien redactado. Además la historia es entretenida y descriptiva. Lo único que veo en contra es el título, no está relacionado al capítulo y me dio a saber de antemano de que va a tratar la historia. De todos modos espero la continuación!
    Saludos



  • @HeysH:

    Me gustó, anclaste muy bien el juego al relato y está bien redactado. Además la historia es entretenida y descriptiva. Lo único que veo en contra es el título, no está relacionado al capítulo y me dio a saber de antemano de que va a tratar la historia. De todos modos espero la continuación!
    Saludos

    El significado del título se iba a ir revelando conforme fuera creando capítulos, pero como no veía críticas ni respuestas decidí no seguirla haciendo, un poco flojo de mi parte, pero gracias por la buena crítica!



  • Lindo relato, encajaste muy bien la historia y fue muy entretenida, espero que la sigas, las cosas que te puedo criticar son que al ser tan largo, a algunas personas ya les aburre leer tanto, y eso es como medio molesto y ya después de tanto leer ya se pone un poco confuso, es preferible que sea corto en varios capítulos y no uno muy largo. Lo otro es que aveces, de mi parte, se me confunde quien habla, si es Gormae o Alvard. Pero leyendo nuevamente logro comprender. Esas son mis criticas, bueno espero que lo sigas y rolees 🙂 un saludo.



  • @SaiislaM.-:

    Lindo relato, encajaste muy bien la historia y fue muy entretenida, espero que la sigas, las cosas que te puedo criticar son que al ser tan largo, a algunas personas ya les aburre leer tanto, y eso es como medio molesto y ya después de tanto leer ya se pone un poco confuso, es preferible que sea corto en varios capítulos y no uno muy largo. Lo otro es que aveces, de mi parte, se me confunde quien habla, si es Gormae o Alvard. Pero leyendo nuevamente logro comprender. Esas son mis criticas, bueno espero que lo sigas y rolees 🙂 un saludo.

    Comprendo y agradezco tus críticas, concuerdo con eso de que a algunas personas les puede molestar que sea largo, pero aún así, a alguien que le apasionan estas historias no le importaría, si a los escritores les importase, no existirían los libros creo yo.
    Gracias por tu comentario y crítica! Seguramente siga escribiendo.


Log in to reply