El misántropo.



  • ​El misántropo.
    Al volver de la isla pase años pensando si aquel extravagante bardo me habría tomado por tonto, y no tienen idea el empeño que puse para creérmelo, pero en el fondo de mi corazón creo que no.
    Rondaba yo por los 60 años, y estaba decido a mudarme de la ciudad dado que no soportaba más los gritos y disturbios de la ciudad de nix, quería mudarme a un lugar hermoso y tranquilo en cual pasar el tiempo hasta el ultimo de mis días, dado que en mi juventud había juntado suficiente oro para permitirme semejante lujo.
    El lugar al cual ir era todavía una incógnita, pero en una charla de peses con el sacerdote del pueblo, me dijo que en la isla veleta había unas aguas en la cual se pescaban los mejores peses de todas las tierras del sur. Como pueden suponer, dado que yo era aficionado de la pesca y ademas buscaba de un lugar en el cual poder establecerme le pedí mas información de lugar. Me contesto qué era una isla con clima tropical, ni mucho calor ni mucho frió, que las lluvias eran moderadas y que poco frecuentaban aventureros debido a la tranquilidad de esas tierras. Mi alegría fue inexplicable, todo parecía perfecto, verdaderamente perfecto, la isla veleta no era más que mi lugar soñado. El cura debe aver notado tal alegría por lo que me pregunto por qué estaba tan interesado. Le conté mis intenciones de irme a vivir a un lugar más tranquilo a lo que me respondió que si yo lo quería me podía poner en contacto con el único habitante de esas tierras para que me aloje allí unos días, un bardo, que vivía allí desde hace muchos años. Lógicamente acepte, y le dije que no sería ningún inconveniente para el bardo, que yo solo necesitaba cuatro paredes para protegerme en la noche.
    A los pocos días, luego de acomodar todo, partí hacia las isla veleta en una barca que viajaba cada quince días hasta Arghal, y por unas monedas de oro más me llevaría hasta la isla veleta. Dos semanas fueron de viaje antes de llegar a la Isla veleta, y cuando la vi me dije a mi mismo que hubiera estado años enteros con tal de llegar a ella… era simplemente perfecta. La voz del bardo me saco de una abstracción perfectamente sincera.
    -Buenos tiempos tenemos hoy- Dijo. Y me parecio encontrar cierta nerviosidad en su voz.
    Alcé la cabeza y me encontré con su mirada. Me observaba en efecto, con extraña concentración como si quisiera captar hasta el ultimo de mis detalles.
    -Excelentes - Asentí - Sin embargo antes de poder disfrutarlos, debo pedirle permiso para poder quedarme quince días, puesto que eso es en el tiempo que el botero volver a la isla, y al no tener otra forma de volver no tengo opción.
    -Si usted se compromete a respetar unas pocas normas de convivencia no encuentro, por ahora, motivos de que no se puede alojar el tiempo que quiera.
    Contesté que no iba a ver ningún problema, por lo que le pagué al botero y le dí las instrucciones para que me venga a buscar a esté mismo lugar en quince días.
    A primera vista no encontré nada extraño en el Bardo, exceptuando la larga barba (cosa que no es común en los bordas). Me dijo qué se llamaba Aranzel y que su apellido lo había perdido hace mucho tiempo. Calcule que su edad merodeaba por los 40 - 50 años Continuara…. Segunda parte. Mis días en aquella isla fueron de los mas hermosos que tuve en está vida. Me alojaba en una cabaña en lo mas alto de la isla- Desde allí podia ver el mundo entero, desde alli no existian los limites, y alli era donde queria vivir hasta el dia que deje de hacerlo.
    Solo dos cosas me parecieron poco extrañas, y ambas fueron en referencia al bardo. La primera, su intensa mirada indagadora, que parecía atravesar a uno hasta el ultimo de sus pliegues. La segunda, una inexplicable devoción por un ritual muy especial. A medida que crecía nuestra intimidad, iba dejando de lado la cortesía formal que le imponía su calidad de anfitrión, pero siempre insistía en un detalle que en un comienzo supuse no era mas que la convencional ceremonia de dejar paso a su huésped.
    Nada podía inducirle a adelantarseme. Caminaba siempre por detrás mio, e incluso cuando el me llevo a recorrer hasta el último centímetro de la isla, está peculiaridad fue tan en aumento que lleguo un punto en el cual note que nunca me quería dar la espalda.
    Pese a esta mínima extrañase, a la cual yo le dedicaba pocos tiempo, disfrutaba cada momento en el paraíso el nuevo nombre que le di, puesto que para mi ese lugar era nada menos que el paraíso.
    Los días fluyeron como el agua en un arroyo, y al llegar el último día el Bardo me invito a cenar, sin duda alguna acepte. Asi qué a las 8:30 hs estaba yo en la puerta de su cabaña dispuesto a ayudar en todo lo que fuera necesario, pero el Bardo, me sugirió(mas bien exijo), que valla a recorrer la isla mientras el cocinaba. Al principio me sorprendió que no quisiera mi ayuda, pero pronto comprendí los motivos: no podía cocinar y poner la mesa sin darme la espalda. Una cosa, sin embargo, me intrigo, a penas me aleje un poco de la puerta bajo la persiana.
    Naturalmente no puse ningún reparo, baje al borde del mar - era una tarde hermosa- y espere hasta que me llamará.
    Mientras cenábamos hablamos de la pesca de la tarde ,pero cuando encendimos la pipa y nos recostamos sobre el sofá dijo de la nada:
    -No veo por que ocultarlo.
    Como un perro por un cache de carne asentí ansionsamente.
    -Empezo cuando yo era niño - dijo - Mi madre me encontró llorando en el jardín. Y yo solo podía decir que mi hermano tenia un rostro Horrible. Durante varios días, en efecto, verlo me resulto intolerable… pero como yo era un bardo "supuestamente" normal, nadie se inquieto demasiado, simplemente pensaron que mi hermano me habría echo una mueca.
    "Mi padre sin embargo, me castigo con fiereza, y es por ello que hasta que tuve los 17 años. Estaba avergonzado de ella, me odiaba, me sentía un fenómeno.
    Se callo tan de pronto, como de pronto había empezado hablar; apartó el plato y cruzó los brazos sobre la mesa. Yo hubiera dado muchos dedos por preguntarle algo, pero temía interrumpirlo y quedarme sin nada.
    Después de un largo silencio, levanto su cara y clavo en la mia su mirada, pero desprovista ya de aquella expresión inquisiva. Ahora solo se buscaba compresión.
    -Se le dije al director de mi academia - Continuo como si nunca hubiera dejado de hablar - Era un hombre excelente, y se mostró compresivo, tomo en serio todo lo que conte, y me aconsejo que consultara con algún clérigo.
    Mi padre fue quien me acompaño a ver a uno (ahora le habia dado una explicación razonable de mis problemas). Me llevo a ver al mismo clerigo del rey en la ciudad de Banderville, quien demostró una enorme interes, y ello es prueba de que algo de cierto había en lo que decía, no podia ser simplemente imaginación mia, por que el me encontró algo extraño en la vista, algo nuevo, nunca había visto algo similar. Una nueva forma de astigmatismo, pero, desde luego, me indicó que ninguna clase de hechizos, que el conocía, podría solucionarlo.
    -pero ¿Como....? - Interrumpí, incapaz ya de contener la curiosidad-.
    El bardo vacilo, y bajo los ojos.

    • El astigmatismo, como usted lo sabe - continuo - es un "defecto en la visión", que hace que las imágenes que uno capta no sea lo que es realmente, o lo que vería la mayoría de las personas. En mi caso ocurre que mi vista es como la de usted, y como la de los demas, exceptuando cuando mira a alguien por encima de los hombros.
      Su cabeza se also con expresión casi patética en sus ojos buscaba que comprenda lo que me habá dicho sin necesidad de repetirlo.
      Exprese mi perplejidad con un fruncimiento de cejas.
    • Pero, no comprendo...- dije.
      El vació su pipa y prosiguio a servirse una copa con hidromiel.
      -Mi astigmatismo es tambien moral - dijo - O minimamente me da cierta clase de penetración moral. Me es inevitable darle ese nombre puesto que en algunos casos he demostrado...-Bajo la voz . Al parecer, estaba absorto en la operación de limpiar su pipa que miraba fijamente.
      "Normalmente, comprenderá usted, yo veo a las personas como cualquier otro. Pero cuando las miro por encima del hombro... oh! Entonces veo todos sus vicios y defectos. Sus rostros ppermanecen en sierto sentido iguales, es decir, perfectamente reconocibles pero deformados. Ahí tiene, por ejemplo, a mi hermano. Era un muchacho agradable en aspecto. Pero cuando yo lo miré... de esa manera... tenia la nariz como un loro, parecía al mismo tiempo débil y voraz... vicioso y egoísta. - Se interrumpió estremeciéndose levemente y después prosiguió- Ahora sabemos así... recientemente se a alineado a las fuerzas del demonio luego de robar información al rey.
      "Despues fué Denison, el director de la academia. Un hombre tan decente, en apariencia. Nunca lo mire por mi hombro puesto que verdaderamente lo estimaba... pero un dia, cuando estaba yéndome me despidió "Hasta luego, cuídate", y automáticamente di vuelta mi cabeza y lo vi por encima del hombro..."
      Yo aguardaba, suspenso, y al advertir que no seguía pregunte.
      -¿Él también era... asi?
      El bardo asintió-
    • Era Débil, pobre diablo. No había nada de malo en sus ojos, pero estaban en pugna con su boca, no se si usted me entiende. Cuatro años mas tarde se habría producido un terrible escándalo en la academia si no hubieran echado tierra a ciero asunto. El se vio obligado a fugarse.
      "Pero el golpe fatal - Prosiguió - Fue la ruptura de mi compromiso. Estábamos realmente enamorados, créame muy enamorados, y yo le conté mis problemas. ¿La razón? El amor... como todo idiota caí en el amor. En fin, ella tenia la idea de que si yo veía una persona noble y de amor puro por encima de mi hombro el hechizo se rompería. Y naturalmente ella quería ser ese alguien. No resistí demasiado a sus ruegos. Supongo que la quería. De todas maneras, yo pensaba en ella como si fuera la perfección y que seria sencillamente imposible encontrarle defectos, así que cedí.
      Su voz ahora era lastimera, como la de un animal lastimado que busca refugio.
      -La mire - prosiguió- y vi una criatura sin mentón con ojos perrunos y aguachentos Una muchacha fiel y pegajosa... uff! no puedo... nunca volví a hablarle.
      "Eso me derrumbo,. Después, ya cesó de importarme. Empecé a mirar a todo el mundo de esa manera, hasta que senti la necesidad de alejarme de los seres humanos... me daban asco. Estaba viviendo rodado de bestias codiseosas, viciosas y egoístas. Es por eso que vivo aquí, lejos de todos.
      En aquel momento se me ocurrió algo.
      -¿Alguna vez se miro a un espejo? - Le pregunté.
      Asintió.
      -No soy mejor que nadie - Dijo - Mas bien soy igual a todos, es por eso que mi cara y mi barba estan así... no lo soporto.
    • ¿Y no puede evitarlo? ¿Evitar darse vuelta?-
      -La tentacion es demasiado grande - dijo el bardo - Es algo imposible.
      Nos quedamos callados un momento hasta que finalmente pregunté.
      -Usted me ah... mirado? -Dije y vacile - De esa manera?
      -Aun no - Dijo
      -Cree usted que...?
    • Probablmente, no los pareces claro, pero muchos no lo parecían.
      -¿ No tiene idea de como me vería?
      -No - Dijo - Y verdaderamente lo intente averiguar, pero no lo conseguí.
    • ¿Quiere usted...?
      -Ahora no - respondió ásperamente- Quizá cuando se valla.
      -¿Está usted seguro, entonces...?
      Asintió, con atroz seguridad.
      Me fuí a dormir, pensando si la teoría de la mujer del Bardo era cierta .. tenía que serlo, y yo tenía que ser quien la rompa. Si no era así significaría que soy como todos, y admitirlo es admitir que soy asqueroso.
      A la mañana siguiente, poco después de las nueve, el botero llego al muelle.
      Ya había dejado de lado la curiosidad de la noche anterior diciéndome a mi mismo que era una buena persona, de noble corazón que nunca le deseo el mal a alguien... sin embargo una chispa seguía encendida.
      Me acompaño hasta la barca y me estrecho la mano cordialmente, pero no dijo que volviera a visitarlo.
      Y luego, en el preciso momento que la barca se estaba poniendo en movimiento, ví como si fuera en cámara lenta como giraba sobre su hombro para poder verme. Fue una sola, y muy rápida.
    • Un momento - ordene a el barquero e incorporándome lo llame.
    • Eh, Azhial! - Grite.
      El se volvió para mirarme de frente, y advertí que su cara estaba transfigurada. Tenia una expresión de completo desagrado, de asco y estupidez, repugnancia, todo mezclado en su cara.
      Me dejé caer en el bote, y le volví la espalda, y desde ese preciso momento no eh dejado de preguntarme que fué lo que el vio de mí...
      Y jamas le podré volver a preguntar.


  • Se agrego la segunda parte.



  • Leí la primera parte y está muy buena, tenés buen vocabulario para deslizarte en cada renglón y la historia es entretenida. Cuando pueda me leo la 2º parte y edito.

    El cura debe aver notado tal alegría

    **Te corrijo esto, es ''haber notado''.

    Saludos.**



  • Dale, gracias lucho.

    En realidad la historia es un total… pero conozco la comunidad, y nadie, pero nadie se leeria algo tan extenso de corrido.



  • Por dios, no se como felicitarte loco, es increíble lo bien que usas la lengua y la cabeza, te mandaste alta historia, muy buenos adjetivos, los usaste en casi toda la historia jaja.

    Me maree un poco en la segunda parte, es como que me mezclé, pero seguí leyendo, volví a leer los 3 renglones anteriores y entendí.
    Lo único que te falta un poqutitito es arreglar la ortografía, en algunas le pifiaste, pero son muy pocas.

    La verdad que muy linda historia, me gustó mucho el final porque el chabon se quedó con la intriga de que había mirado el barbudo jaja.

    Espero la Tercera parte si o si.

    Saludos y gracias por entretenerme!!!



  • Leí la segunda, está buenísima, posta muy buena. Tenés algunas faltas de ortografía, pero venís tan entretenido leyendo que no les das bola jaja.
    Si tenés más anda viendo cómo hacer para seguir subiendo y que te lo lean, porque posta que lo vale.



  • @Il-Manuh-Pah:

    Por dios, no se como felicitarte loco, es increíble lo bien que usas la lengua y la cabeza, te mandaste alta historia, muy buenos adjetivos, los usaste en casi toda la historia jaja.

    Me maree un poco en la segunda parte, es como que me mezclé, pero seguí leyendo, volví a leer los 3 renglones anteriores y entendí.
    Lo único que te falta un poqutitito es arreglar la ortografía, en algunas le pifiaste, pero son muy pocas.

    La verdad que muy linda historia, me gustó mucho el final porque el chabon se quedó con la intriga de que había mirado el barbudo jaja.

    Espero la Tercera parte si o si.

    Saludos y gracias por entretenerme!!!

    @Lucho9709:

    Leí la segunda, está buenísima, posta muy buena. Tenés algunas faltas de ortografía, pero venís tan entretenido leyendo que no les das bola jaja.
    Si tenés más anda viendo cómo hacer para seguir subiendo y que te lo lean, porque posta que lo vale.

    Muchas gracias che!.

    La verdad que no había pensado en sacar una tercera parte (como te dije antes, era todo un total pero lo divide por que conozco la paja del foro). En fin, capaz le pueda hacer una continuación…. tengo que pensarlo, se me tiene que venir una idea a la mente, pero gracias por el apoyo.



  • Wow,sos bueno para estas cosas,le diste un rol increible



  • Muchas Gracias!.



  • upppeo che.



  • Ohhhhhhh sexxx you ladyyyyyyyyyyyyyyyyy



  • Uppeo por que so reppiola


Log in to reply